Archivo de la categoría: Editorial Trifolium

Lecturas 2018

Esta es la relación de los libros que he leído y reseñado en 2018. Una acertada selección de las lecturas me ha permitido sustraerme -y a su vez desafiar los preceptos délficos: ya saben, aquello de “Nada en exceso“- a uno de los grandes riesgos que corremos los lectores compulsivos: el empachamiento.

Feliz año y felices lecturas.

Ecce homo (Friedrich Nietzsche)
Un verano con Montaigne (Antoine Compagnon)
Algo va mal (Tony Judt)
Nuevas lecturas compulsivas (Félix de Azúa)
El silencio de los libros (George Steiner)
De una palabra a otra: Los pasos contados (Octavio Paz)
Fragmentos (George Steiner)
Nostalgia del absoluto (George Steiner)
Autobiografía sin vida (Félix de Azúa)
Hyperion (Friederich Hölderlin)
Parad la guerra o me pego un tiro (Jacques Vaché)
Los Muchos (Tomás Arranz)
Breve historia del circo (Pablo Cerezal) Sigue leyendo

André Kertesz

Sumun 2018

Entre los libros publicados y reeditados en el 2018 (de años anteriores hay muchos estupendos como Grita, El amor es más frío que la muerte, Invierno, La mucama de Omicunlé, La saga fuga de J. B., Un tiempo para callar, El mago, Iluminaciones, El Horla, Vidas escritas, Las retrasadas, Una comedia ligera, Huracán en Jamaica, El pie de la letra…), aquellos cuya lectura más he disfrutado y que van a engrosar el Sumun 2018, de estos Devaneos librescos míos, son estos:

www.devaneos.com Sumun 2018
sumun3

1-Escarcha (Ernesto Pérez Zuñiga)
2-Ordesa (Manuel Vilas)
3-Lectura fácil (Cristina Morales)
4-Biblioteca bizarra (Eduardo Halfon)
5-La paciencia de los árboles (María Sotomayor)
6-Memorias. Mi vida con Marina (Anastasía Tsvietáieva)
7-El silencio y los crujidos. Tríptico de la soledad (Jon Bilbao)
8-Llega el rey cuando quiere (Pierre Michon)
9-Maupassant y el otro (Alberto Savinio)
10-El reino (Gonçalo M. Tavares)
11-Impón tu suerte (Enrique Vila-Matas)
12-Predicciones catastróficas (José María Pérez Álvárez)
13-Permafrost (Eva Baltasar)

Felices fiestas y mejores lecturas.

www.devaneos.com

Casares (Ramón Loureiro)

Al ponerme a leer esta particular biografía de Ramón Loureiro (Fene, La Coruña, 1965) sobre Carlos Casares (1941-2002) descubro que está escrito en gallego, pues al hacer la desiderata no reparé en ello. No pasa nada. Descubro, en mi beneficio, que al menos este libro lo puedo leer en gallego y sacarle tanto provecho como si lo estuviera en castellano. Se suman dos circunstancias. Una que está escrito en gallego, la otra, que no había leído nada de Casares, de hecho fue cacharreando por el catálogo de Trifolium cuando me enteré de la existencia de este libro. ¿Qué sentido tiene leer una biografía de alguien que no conoces y del que no has leído nada?. Pues sencillamente que la curiosidad del lector no tiene (o no debe tener) límites. Por eso ando leyendo a su vez la biografía de Anastasía Tsvietáieva de la que tampoco he leído nada suyo, y ahí, al contrario de este libro que se lee y disfruta en un suspiro, hablamos de !!!1200 páginas!!!.

El caso es que he disfrutado mucho con esta breve, demasiado en mi opinión, semblanza que Ramón Loureiro hace de Casares. Siendo como parece que fue, uno de los grandes de las letras gallegas de la segunda mitad del siglo XX me hubiera gustado haber tenido más información suya al respecto. De la misma manera, la entrevista que cierra el libro me sabe a poco y es una pena que muriera Casares sin haberse podido poner por escrito muchas más entrevistas. Conversaciones que por otra parte no dejan de ser otra clase de escritura, volátil, evanescente quizás, pero si echamos la vista atrás o hacemos memoria a menudo recordamos mejor las frases que hemos escuchado en una conversación que los párrafos leídos en un libro y según cuenta Loureiro, Casares era un muy buen conversador, además de un intelectual, aunque nunca se considerara tal, que ejerció como docente (el Régimen siempre lo tuvo en su punto de mira), que fue político con el PSOE durante un par de años al comienzo de la democracia, que dirigió la editorial Galaxia, que fue una persona muy generosa, muy buena persona, que se descubre como escritor en el colegio mientras pergeña sus primeras redacciones, que luego leería a conciencia a Valle-Inclán a Camba, que transcribía sus párrafos y luego los reescribía en sus cuadernos, o bien se nos cuenta cómo el destino, esa mano invisible, a veces se pone cariñosa, nos hace un favor, se muestra complaciente y pone al lado nuestro a la mujer de nuestra vida, así le pasaría a Casares con Kristina, una sueca estudiante de paso por Galicia a la que conoce en un tren y deja ésta pasar de largo, no ya otro tren, sino un barco. Así, por esos golpes del azar, se fundan a veces las familias, y dan fruto a parejas que sobreviven más de treinta años juntos.
Recuerda también Loureiro el empeño de Casares por dar voz y esperanza a la lengua gallega, que ésta tuviera su espacio, su reconocimiento, como sucedió con la Ley de normalización lingüística. Interesante lo que se dice sobre el Nobel de Literatura que no se le concedió a Gonzalo Torrente Ballester porque éste no sabía venderse bien, al contrario que Camilo José Cela que supo vender mejor su candidatura y le fue mejor, tanto que le acabaron dando el Nobel.

Decía Casares que la literatura solo le interesa a una minoría. Pues bien, Casares, esta es la primera vez que leo un libro en gallego y ha sido precisamente éste. Allá donde te encuentres, apúntate un tanto.

Editorial Trifolium. 2017. 95 páginas

_visd_0000JPG020FM

Predicciones catastróficas (José María Pérez Álvarez)

No nace esta literatura de un taller de escritura (re)creativa, no es prosa de laboratorio, no, más bien aquí lo que nos ofrece José María Pérez Álvarez a sus 65 tacos (Presidente honorífico del Sindicato Nacional de Autores Invisibles (SNAI)) al que he dedicado unas cuantas palabras con anterioridad, pues esta es la séptima novela que leo suya, la cuarta publicada en Trifolium, en ediciones como la presente muy meritorias, ya desde la preciosa portada, la calidad del papel, la tipografía y la ausencia de erratas, es esa literatura que opera –y fracasa- como parapeto contra la muerte, el vacío, la soledad; la prosa de la enfermedad, del vómito y la resaca, del infarto, de la sonrisa y la carcajada (es esta una novela hilarante y delirante: una broma continua que me place infinitamente más que otras bromas infinitas) de las noches de farra o en vela (o en cirio), de los escritores suicidas que pueblan el texto (Plath, Sexton, Ferrater), las palabras que se instilan y hollan el papel: fruto (maduro) de una vida vivida, bebida y vívida (porque como leo en el Diario Volátil de Miguel Sánchez-Ostiz y según afirma Matzneff: el pesimismo lúcido es vivificante), años que pesan y posan y de-cantan: ya sea por Sabina, Brel, Arjona o Manel, páginas plagadas de guiños a otras lecturas: Ulises, Rayuela, La divina comedia, La vuelta al día en 80 mundos, los versos de Petrarca, los apuntes del putero Charles (Bukowski), el perroFlushvirginiano, los guiños autorreferenciales como el comienzo de La soledad de las vocales, o reformulaciones de lo que aparecía en Cabo de Hornos “sin estos imponderables e incertezas la vida sería tan aburrida como una sesión parlamentaria”. Si acercas tu pabellón auditivo al libro oirás su tictac, si pas(e)as las manos por sus páginas (no leo en digital) verás que se repliegan, si te concedes el homenaje de leerlo, porque aquí ya sería reiteración hablar de fiesta (así que diremos orgía) del lenguaje verás que todo libro es un ser vivo, en hibernación, hasta que lo abres y cobra vida, porque leer es exhumar, leer es un bocaboca, leer en este caso es darte un jeringuillazo, un pelotazo de aquilatada literatura, merced a un aluvión de palabras (265 páginas) que me conquistan y me colonizan, donde cabe toda la nada: desde la grosería, hasta el exabrupto, desde la metaliteratura hasta la autofricción, desde la realidad despellejada hasta la utopía de pensar que una joven de 20 años pueda enamorarse de un señor (profesor de literatura jubilado (¿guiño Bayalino?) y escritor) de sesenta. Al revés sí. Rowling vs Twain. Una narración que es una carta, una bella confesión de amor (sea esto lo que cada cual entienda por ello) una botella con mensaje arrojada al mar, un demarraje, un dejar un pelotón -todo buen escritor es (o ha de ser) un excelso escalador- y perpetrar una Odisea (sin Penélope y con la literatura como única patria, en minúscula), un dejarse ir sobre el papel en estado de efervescencia, porque esta novela es eso: es la pastilla que echamos en el vaso y vemos consumirse sin remisión, como el amor del narrador hacia esa joven, un amor no consumado, sí consumido, como ese tatuaje que es calcamonía, porque como dice la canción Lo nuestro no pregunta por futuros, ni por stock options, podemos añadir, porque aquí no hay futuro (sino yesterdays) ni primas, sino el ER(R)E que ER(R)E del desamor, o del amor no correspondido. Decía Iniesta (el cantante) “quiero oír alguna canción que no hable de sandeces y que diga que no sobra el amor y que empiece en sí y no en no”. Aunque esta novela no empiece con un Sí, pero sí la clausure con un Sí, paradójicamente, ese sí es un rotundo NO. Como la vida misma.

Estantería libros

Lecturas y editoriales

He puesto unos enlaces a las editoriales que han publicado los libros que he leído estos últimos años. Pinchando en los enlaces se puede acceder a las reseñas de los libros publicados por las mismas. Una lista que estoy seguro no dejará de crecer.

Acantilado
Adriana Hidalgo
Alba
Alfabia
Alfaguara
Alianza
Alrevés
Anagrama
Ardicia
Ariel
Atalanta
Austral
Automática
Baile del Sol
Blackie Books
Bruguera
Caballo de Troya
Cabaret Voltaire
Candaya
Carpe Noctem
Cátedra
Círculo de lectores
Cuatro Ediciones
Debolsillo
Demipage
Destino
Ediciones del Viento
Ediciones La Palma
Edhasa
El Desvelo
Eneida
Errata Naturae
Espuela de Plata
Eterna Cadencia
Eutelequia
Fragmenta
Fórcola
Gadir
Galaxia Gutenberg
Gallo Nero
Gredos
Grijalbo
Hermida
Hoja de Lata
Impedimenta
Jekyll & Jill
Kalandraka
KRK
La Discreta
La uña rota
Lengua de trapo
Libros del Asteroide
Los libros del lince
Lumen
Lupercalia
Malpaso
Minúscula
Muchnik
Nórdica
Paidos
Páginas de Espuma
Pálido fuego
Papeles mínimos
Paralelo Sur
Pasos perdidos
Penguin
Pepitas de calabaza
Periférica
Pez de Plata
Plaza Janes
Pre-Textos
Random House
RBA
Reino de Cordelia
Sajalín
Salamandra
Seix Barral
Sexto Piso
Siruela
Sloper
Talentura
Taurus
Trama
Trifolium
Tropo
Tusquets
Turner