Archivo de la categoría: Libros

IMG_20210111_165926-min

Bajo la cúpula. Paseos con Paul Celan; Jean Daive

Traducción de Mateo Pierre Avit Ferrero
La Uña Rota
2020
181 páginas

Vaya por delante que todo lo que podamos decir de una obra es siempre mucho más débil que la obra. El año pasado se celebró el centenario del nacimiento de Paul Celan y también el cincuenta aniversario de su muerte, en 1970, cuando Celan se tiró al Sena y su cuerpo apareció en una inclusa once días después. Gisėle, al advertir su desaparición intuye también su muerte, al haber dejado el poeta su reloj de pulsera sobre la mesilla de noche. Una señal fatídica. Nunca salía sin él y ya había anticipado qué supondría esta acción.

Hace unas semanas hicieron una instalación en la Plaza del Mercado de Logroño, y era curioso porque se accedía al interior de una construcción con forma de cruz a través de una plataforma, y a medida que te adentrabas en la misma todo permanecía a oscuras. Al poco no eras capaz de determinar si estabas ascendiendo o descendiendo, llegaba un sonido y no sabías si era por arriba o por abajo, abandonabas el recinto aturdido, con el corazón al galope. Lecturas como la presente ofrecen una sensación de pareja desorientación y excitación.

A Celan, nacido Antschel bajo el imperio austrohúngaro, siempre se le reprochó el hermetismo de sus poemas. Se revolvía afirmando que era el lector quién debía hacer el esfuerzo por alcanzar el sentido.

Daive, es un poeta que hizo buenas migas con Paul Celan. Quizás porque ambos eran de la misma cuerda, a pesar de que Daive fuera dos décadas más joven. Conectados por los hilos invisibles del entendimiento mutuo. Determinados fragmentos del libro me resultan incomprensibles. Ummm. Ummm. Conversaciones que se ofrecen como un juego privado entre los dos. Conversaciones que a Daive le resultan dichosas.

Daive pasea con Celan bajo una bóveda vegetal, recorren el perímetro de la plaza Contrescarpe, cartografían el recorrido por las calles Ulm, Tournefort, Pot-de-fer, etc, se dejan caer hasta Los jardines de Luxemburgo.
Lo que Daive plasma en este libro a través de recuerdos, de los encuentros con Celan, va mucho más allá de lo que leeremos en cualquier biografía sobre el mismo.

Daive se abre a la intimidad: paseos, conversaciones (un hablar que duplica el mundo), comidas y silencios. Que Celan esté dispuesto a traducir al alemán los versos de Décimale blanche de Daive, poeta primerizo, veinteañero entonces, es quizás lo que genera una relación tan especial entre ellos. Confianza, lealtad, amistad inquebrantable, pero breve. Daive conoce a Celan en 1965 y este último se suicida cinco años después.

El texto no es una biografía de Celan. Daive también nos habla de sí mismo, de sus cuitas amorosas, sus lances, sus viajes por el Egeo, por Italia, sus sueños, su historia familiar, la experiencia compartida junto al maestro. Los momentos más fulgurantes son los dedicados a la escritura y la traducción, también escritura y la imposibilidad de traducir determinados términos. Celan habla de lavar y frotar las palabras, de mondarlas, pelarlas como castañas. No se nos ofrece ningún poema completo de Celan, luego ni enunciado ni atributos toman cuerpo, al menos aquí. Una traducción, obra de Mateo Pierre Avit, que visto el material que tenemos entre manos, intuyo todo menos fácil.

Paul Celan (1920-1970)

Paul Celan (1920-1970)

La intimidad que Daive nos ofrece es la de un Celan cortés, agudo crítico literario, emocionado cuando toma contacto con Ungaretti, Heidegger, obsesionado con el lenguaje, quizás por eso mismo enfermo, con episodios de demencia, un Celan que dominaba siete lenguas en su cerebro babélico; prestigiado traductor y poeta, amurallado en su soledad, aliviada al lado de su mujer, de su amante Ingeborg, de su hijo Eric. Pero siempre había una herida abierta, una herencia impagable, un dolor abismal. Celan había perdido a su padre y a su madre, judíos, durante la segunda guerra mundial por culpa de los nazis. Y sobrevivir a veces es un peso demasiado duro de soportar, aliviado, o ahondado por la escritura, aherrojado por los clavos del poema (Un poema siempre es una carta al padre), la lanzada que desangra en cada verso. Celan erigiendo palabra a palabra una ontología de sí mismo, iluminando cada rincón de su ser, hasta dar finalmente con el punto de fuga (su Todesfuge), limadas ya todas los rejas, dilucidado mundo, que el Sena tuvo a bien brindarle.

Sumun 2020

Este blog cumple el año próximo 15 años y curiosamente lejos de acusar alguna fatiga estos últimos años han sido cada vez más fértiles en muy buenas lecturas, lo cual siempre va en beneficio del lector: yo.
Entre los libros publicados en 2020, algunos reeditados, los abajo citados son aquellos que más me han gustado, entre las lecturas del presente año. Hay también otros libros fantásticos editados años atrás, como Vivir abajo de Gustavo Faverón, Canto yo y la montaña baila de Irene Solà, Anatomía de la memoria de Eduardo Ruiz Sosa, La sabiduría de lo incierto de Joan-Carles Mèlich, De corazones y cerebros de César Martín Ortiz, !Absalón, Absalón! de William Faulkner o La mujer desnuda de Armonía Somers.
Desearos un feliz fin de año. Y mientras la salud y la vista me sostengan aquí seguiré dando parte de mis lecturas.

astrolabio
artemisia
voladoras
vidaeconomica
toscana
san
panzaburro
El corazón de Europa (Crusat)
nadaescrucial
lasbrujas
imposible
hijaunica
elvira
elpeon
elasticosombras
berg
boulder
cegador2
Centroeuropa (Vicente Luis Mora)
Cuántas cosas hemos visto desaparecer (Miguel Serrano Larraz)
IMG_20201225_094654-min
La sangre de la aurora (Claudia Salazar Jiménez)

La ciudad que el diablo se llevó (David Toscana; Candaya)
Elástico de sombra (Juan Cárdenas; Sexto Piso)
Nada es crucial (Pablo Gutierrez; La Navaja Suiza)
Vida económica de Tomi Sánchez (Javier Sáez de Ibarra; La Navaja Suiza)
Línea de penumbra (Elvira Valgañón; Pepitas de Calabaza)
Centroeuropa (Vicente Luis Mora; Galaxia Gutenberg)
Berg (Ann Quin; Malas Tierras & Underwood;Traducción de Axel Alonso Valle y Ce Santiago)
Panza de burro (Andrea Abreu; Barrett)
las brujas (Celso Castro; Destino)
La hija única (Guadalupe Nettel; Anagrama)
San, el libro de los milagros (Manuel Astur; Acantilado)
El peón (Paco Cerdà; Pepitas de Calabaza)
Artemisia (Anna Banti; Periférica; Traducción de Carmen Romero)
Imposible (Erri de Luca; Seix Barral; Traducción de Carlos Gumpert)
Las voladoras (Mónica Ojeda; Páginas de Espuma)
Astrolabio (Ángel Olgoso; Reino de Cordelia)
Boulder (Eva Baltasar; Literatura Random House)
El cuerpo. Cegador, 2 (Mircea Cãrtãrescu; Impedimenta; Traducción de Marian Ochoa de Eribe)
W. G. Sebald en el corazón de Europa (Cristian Crusat; WunderKammer)
Cuántas cosas hemos visto desaparecer (Miguel Serrano Larraz; Candaya)
La sangre de la aurora (Claudia Salazar Jiménez; Malas Tierras)
Mapocho (Nona Fernández; Minúscula)

IMG_20201123_181532

Relaciones y soledades (Arthur Schnitzler)

El cierre de los kioscos es un hecho evidente en todas las ciudades de España. Así en Logroño. En uno de los pocos que todavía permanecen abiertos adquirí este libro de aforismos de Arthur Schnitzler (con traducción de Joan Parra), autor que tengo en alta consideración después de haber leído novelas suyas como Relato soñado, Morir, Apuesta al amanecer, Tardía fama o El teniente Gustl.

Como bien se apunta en el prólogo, el aforismo viene a ser una cápsula de pensamiento condensado que revela no solo a la filosofía del autor, sino también sus debilidades personales. Aquí el pensamiento se mueve a sus anchas, sin atadura de ninguna clase y destapa preguntas ocultas, mucha de ellas de plena actualidad:

La tolerancia frente a la intolerancia es el peor de todos los crímenes. Ni siquiera la intolerancia es tan grave.

Todo ese criterio insensato. Sentirse patriota. ¿Cómo sirve uno a su nación?, ¿Cómo le demuestra su amor? ¿Vociferando: soy un buen alemán, somos los mejores? ¿Dejando por los suelos a todos los demás? Ser patriota es procurar esforzarse al máximo dentro de la capacidad de cada uno; así prospera cada ciudadano y prospera la nación. Para la patria sólo cuentan los que trabajan; los que se limitan a sentirse patriota están de más.

Si te sientes propenso a la reconciliación, pregúntate, ante todo, qué es lo que te ha hecho tan manso: la mala memoria, la comodidad o la cobardía.

La inteligencia y la bondad prefieren presentarse sin máscara.