Archivo de la categoría: Libros

Trampantojo

A simple vista puede parecer un camino nevado. No lo es. Los chopos sueltan estas semanas una pelusilla muy molesta que lo invade todo, son las semillas dispersadas por el viento. Con la A: anemocoria.
En el Parque del Ebro el paseante, ciclista, o flaneador hallará esta estampa, surtidora de improperios. Casi una plaga bíblica.

La pelusilla de los chopos

IMG_20220322_181116_189

Cerezas en el escondite. Textos periodísticos 2011-2020 (Tomás Sánchez Santiago)

Tomás Sánchez Santiago (Zamora, 1957) es poeta, antologista, novelista, ensayista, articulista y profesor, ya jubilado. Nos deja en su adiós a la docencia un artículo esplendido, Hora de irse. En estos Devaneos ha aparecido cuando leí El murmullo del mundo, diarios que eran a su vez ensayos, narraciones, aforismos, poesías y crónicas de viajes, por poner etiquetas a todo aquel magma proteico.
Vuelvo de nuevo ahora a Tomás para leer una selección de sesenta y nueve artículos publicados en La sombra del ciprés, suplemento cultural de El norte de Castilla, entre 2011 y 2020, recogidos y editados por Menoslobos & Eolas, el año pasado.

Tomás honra la memoria de aquellos que se fueron, recobrados a la vida a través de sus palabras; escritores como Julio Verne, Julio Cortázar, la impronta que dejaron en él libros como El túnel de Ernesto Sábato, el sabor de las palabras en los libros de Ignacio Aldecoa o en las novelas Rafael Chirbes, del que echa en falta aquella capacidad de análisis que tenía aquel para desentrañar la realidad; poetas como Aníbal Núñez, cantantes y escritores como Leonard Cohen, cuyos textos de canciones le acompañaron durante un verano en su juventud.

Tomás cabalga a lomos del humor y la ironía en artículos como Teoría del bostezo o La graduación, nos ofrece un tratado sobre la delicadeza (impagable la anécdota de Kafka), resume bien el espíritu de una época pasada, oscurantista y gris, una sociedad obediente y nada alegre, acuñada por la moral y el orden en una sola palabra: bocamangas; o cifra la pérdida, no solo de personas, sino también de un mundo, el de las palabras, que pierden carnosidad y consistencia para ir a caer en manos de la inanidad, o la pasamanería verbal en la que se desenvuelve cierta poesía vanguardista. Se lamenta de que la palabra “emoji” sea la palabra del año, algo que es prueba inequívoca de la pérdida de peso de la palabra, asimismo de su presencia y consistencia, en favor de la imagen, en esta sociedad del espectáculo. Es testigo el autor del cierre de los comercios, como aquellos locales que dieron vida a la Calle Feria, calle convertida en microcosmos o réplica del mundo real en su juventud. Reivindica Tomás a fotógrafas como Encarna Mozas, pensadores como Emilio Lledó y a otros escritores que no comparecen en las mesas de novedades editoriales, entre otros, José Antonio Abella (El hombre pez), Ángel Fernández Benéitez (Perdulario. Antología poética (1978-2013)), Bruno Marcos (Últimos pasajes a la diferencia), Gaspar Moisés Gómez (Quieto espacio. Fugacidad del tiempo).

El escritor aquí no es alguien ensimismado en un quehacer solipsista, al contrario, necesita estar al cabo de la calle, acudir a un club de lectura, precisa de las conversaciones ajenas, la barra del bar, las canciones de una anciana, la presencia inamovible de un hombre en un parque a la intemperie, para nutrir de palabras su escritura y escribir como se habla, no para orillar la imaginación, sino para alentarla, tal que la realidad ficcionada (lean Lo cierto y lo posible) resulte verosímil.

Leer a Tomás me resulta reconfortante porque es recuperar la dicha del sosiego, los dones de la morosidad, la imperiosa necesidad de la reflexión y el juicio crítico, la apertura de las puertas ante el empuje suave de la palabra creadora y amparadora, el solaz de la memoria, en un diálogo amistoso y humilde (lean Carne de solapa), para nada aleccionador, en el que la sabiduría del autor, mediante su pensamiento hecho carne y cálido aliento es el oxígeno que el lector respira y así revive.

Lectores como yo que solo deseamos que Tomás siga remando en el aire, escondiendo cerezas brillantes para nosotros.

Gracias

Gracias a todas las mujeres, traductoras e ilustradoras que han hecho posible, en gran medida, que la llama de este blog siga viva. Gracias a cada una de vosotras.

Abreu, Andrea
Acosta, Alejandra
Adón, Pilar
Alcaraz del Blanco, Carmen
Alcorta, Ana
Andrade, Cristina
Aponte Alsina, Marta
Baltasar, Eva
Bannti, Anna
Barceló, Elia
Bargate, Verity
Barnes, Djuna
Beattie, Ann
Bell, Gertrude
Belmonte, María
Benameur, Jeanne
Berlin, Lucia
Bonet, Paula
Bonnet, Piedad
Cabaleiro, Ana
Caballero Sánchez, Paula
Cameron, Ann
Candia, Bibiana
Capsir, Ana
Cardeñoso, Concha
Cardoso Pires, José
Carman, María
Cifuentes, Paula
Colanzi, Liliana
Collar, Alena
Colombani, Laetitia
Correa Fiz, Valeria
Crespo, Mónica
Chopin, Kate
Chukovskaia, Lidia
De la Cruz, Aixa
De La Trinidad, Sor Ana
Deck, Julia
Del Campo, Florencia
Desarthe, Agnés
Díaz, Jenn
Dieudonné, Adeline
Diop, David
Drndic, Daša
Duras, Marguerite
Ernaux, Annie
Fernández, Nona
Ferrante, Elena
Ferrero, Laura
Fitzgerald, Penelope
Fraile, Pilar
Frieyro, Alicia
Funke, Cornelia
Gaínza, María
Gallardo, Sara
Gallant, Mavis
Gallego Urrutia, María Teresa
Gamberale, Chiara
García Gallego, Amaya
García Llovet, Esther
García Nieto, Rebeca
Gerber, Verónica
Giaconi, Vera
Ginard Ferón, Catalina
Ginzburg, Natalia
Gopegui, Belén
Gornick, Vivian
Graciano, Mariana
Grande, Cristina
Gutiérrez, Menchu
Halfon, Mercedes
Hamilton, Edith
Hayden, Julie
Hanff, Helene
Harwicz, Ariana
Hernández, Sònia
Hjorth, Vidgis
Hubbell, Sue
Huertas, Begoña
Hye Young Yu
Iglesia, Anna Maria
Indiana, Rita
Jaeggy, Fleur
Jaua, María Virginia
Jeftanovic, Andrea
Juan, Ana
Kawakami, Hiromi
Keegan, Claire
Kristof, Agota
Kúper, Lydia
Lakhous, Amara
Lamarche, Caroline
Leyshon, Nell
Linares, Pepa
López Muñoz, Regina
Loridan-Ives, Marceline
Lorrain, Jean
Luiselli, Valeria
Lun, Aleksandra
Luque, Antonia
Mancuso, Elvira
Mansour, Joyce
Maraini, Dacia
Marcolongo, Andrea
Mascarell, Purificació
Matute, Ana María
Mayreder, Rosa
Mauvignier, Laurent
Mazzantini, Margaret
Melchor, Fernanda
Merini, Alda
Meruane, Lina
Mesa, Sara
Mew, Charlotte
Millares, Selena
Moore, Lorrie
Moncayo Cazorla, Rosa
Mora, Ángeles
Morales, Cristina
Müller, Herta
Murdoch, Iris
Navarro, Brenda
Navarro, Elvira
Nettel, Guadalupe
Nieto, Gema
Nieto, Verónica
Odriazola, Elena
O’Farrell, Maggie
Offill, Jenny
Ojeda, Mónica
Oloixarac, Pola
Ortese, Anna Maria
Ospina Pizano, María
Otsuka, Julie
Ochoa de Eribe, Marian
Padoan, Daniela
Pardo Bazán, Emilia
Payás, Dolores
Pellicer, Gemma
Perezagua, Marina
Pérez de Villar, Amelia
Ponce, Gabriela
Portela, Edurne
Puenzo, Lucía
Quintana, Pilar
Quin, Ann
Quintana, Pilar
Rebón, Marta
Redondo, Dolores
Reyes, Dolores
Riera, Elisabet
Rivero, Giovanna
Rodoreda, Mercè
Rodríguez, Aloma
Rodríguez Fischer, Ana
Salazar Jiménez, Claudia
Sánchez, María
Sánchez Arins, Susana
Sanín, Carolina
Sanz, Marta
Sastre, Elvira
Schweblin, Samantha
Serao, Matilde
Serre, Anne
Solà, Irene
Somers, Armonía
Sosa Villada, Camila
Sotomayor, María
Stefanoni, Andrea
Suárez, Karla
Suez, Perla
Szymborska, Wislawa
Tartufari, Clarice
Tîbuleac, Tatiana
Tophoven, Erika
Torres, Mariana
Torres García, Carmen
Trías, Fernanda
Tsvietáieva, Anastasia
Ugidos, Silvia
Usón, Clara
Valgañón, Elvira
Vallejo, Irene
Van Rysselberghe, Maria
Van Zuylen, Marina
Vázquez Nacarino, Eugenia
Venegas, María Luisa
Vías Mahou, Berta
Vicedo, Raquel
Weiss, Peter
Wharton, Edith
Wodin, Natascha
Wollstonecraft, Mary
Woolf, Virginia
Zafra, Remedios
Zalberg, Carole

Devaneopedia

libreria

A fin de poner orden, después de quince años, entre las más de mil trescientas reseñas y los varios cientos de escritores y traductores presentes en el blog, esta Devaneopedia ofrece una ordenación alfabética que espero sea de ayuda a quien se extravíe por mis devaneos librescos.

A

Abe, Kobo
Abal, Marcos
Abella, Rubén
Abreu, Andrea
Adón, Pilar
Adorno, Theodor W.
Aira, César
Alacid, Jorge
Alas «Clarín», Leopoldo
Albiñana, Javier
Alcaraz del Blanco, Carmen
Alcázar, Miguel
Alcorta, Ana
Alda, Enrique
Aldecoa, Ignacio
Algora, Sergio
Alonso Valle, Axel
Ammaniti, Nicolò
Amores, José Luis
Andrade, Cristina
Andrés, Ramón
Andrés Escapa, Pablo
Andréyev, Leonid
Andrzejeweski, Jerzy
Angulo Alba, Rubén
Aponte Alsina, Marta
Aramburu, Fernando
Argullol, Rafael
Argüelles, Hugo
Ariel González, Alejandro
Aristófanes
Arkell, Reginald
Arnau, Juan
Arranz Sanz, Tomás
Arreola, Juan José
Arlt, Roberto
Asensio, Juan Ángel
Asselineau, Charles
Astur, Manuel
Atxaga, Bernardo
Auden, W. H.
Avilés, Javier
Ayesta, Julián

B

Badal, Marc
Báez, Antonio
Bajani, Andrea
Baltasar, Eva
Balzac
Bandi
Bannti, Anna
Banville, John
Barba, Andrés
Barceló, Elia
Bargate, Verity
Bargeld, Blixa
Baricco, Alessandro
Barnes, Djuna
Barnes, Julian
Baroja, Pío
Barrero, Miguel
Barrientos, Maximiliano
Barth, John
Basanta, Antonio
Bashevis Singer, Isaac
Baudelaire, Charles
Behm, Marc
Beattie, Ann
Bell, Gertrude
Bellatin, Mario
Belmonte, María
Bellow, Saul
Benameur, Jeanne
Benet, Juan
Benet, Manuel
Benítez Ariza, José Manuel
Benjamin, Walter
Béraud, Henri
Berger, John
Berges, Joaquín
Berlin, Lucia
Bernhard, Thomas
Berti, Eduardo
Bianco, José
Bilbao, Jon
Blanco, Ezequías
Bobin, Christian
Bocaccio
Boecio
Boffil, Héctor
Bolaño, Roberto
Bonilla, Juan
Bonnet, Jacques
Bonnet, Piedad
Boon, Louis Paul
Bordewijk, F.
Borges, Jorge Luis
Borràs, Rafael
Bost, Pierr
Bouillier, Grégorie
Boulouque, Clemence
Bove, Emmanuel
Breton, André
Brizuela, Leopoldo
Broyard, Anatole
Brun, Frédéric
Buenaventura, Ramón
Buzzati, Dino

C

Cabaleiro, Ana
Caballero Bonald, J. M.
Caballero Sánchez, Paula
Cabral, Nicolás
Camba, Julio
Cabrera, Antonio
Calders, Pere
Calvino, Ítalo
Calvo, Javier
Cameron, Ann
Camilleri, Andrea
Camus, Albert
Candia, Bibiana
Canetti, Elías
Cano, Harkaitz
Capsir, Ana
Carbonell, Eduald
Carcasona, Miguel
Cárdenas, Juan
Cardeñoso, Concha
Cardoso Pires, José Sigue leyendo