Archivo de la categoría: Sajalín editores

Estantería libros

Lecturas y editoriales

He puesto los enlaces a las editoriales que han publicado los libros que he leído estos últimos años. Una lista que no deja de crecer y que ya supera la centena de editoriales.

Acantilado
Adriana Hidalgo
Alba
Alfabia
Alfaguara
Alianza
Altamarea ediciones
Alrevés
Anagrama
Ápeiron
Ardicia
Árdora
Ariel
Atalanta
Austral
Automática
Baile del Sol
Bala perdida
Balduque
Barataria
Base
Belvedere
Berenice
Blackie Books
Boria
Bruguera
Caballo de Troya
Cabaret Voltaire
Candaya
Carmot Press
Carpe Noctem
Cátedra
Círculo de lectores
Comba
Cuatro Ediciones
Debolsillo
Demipage
De Conatus
e.d.a
Ediciones Casiopea
Destino
Ediciones del Viento
Ediciones La Palma
Ediciones La piedra lunar
Edhasa
El Desvelo
Eneida
Errata Naturae
Espuela de Plata
Eterna Cadencia
Eutelequia
Fragmenta>
Fórcola
Franz Ediciones
Fulgencio Pimentel
Gadir
Galaxia Gutenberg
Gallo Nero
Gatopardo
Gredos
Grijalbo
Hermida
Hoja de Lata
Hueders
Huerga & Fierro
Hurtado & Ortega
Impedimenta
Jekyll & Jill
Kalandraka
KRK
La Discreta
La Navaja Suiza
La uña rota
Las afueras
Lengua de trapo
Libros de Ítaca
Libros del Asteroide
Los libros del lince
Lumen
Lupercalia
Malpaso
Mármara ediciones
Minúscula
Muchnik
Nórdica
Olañeta editor
Paidos
Páginas de Espuma
Pálido fuego
Papeles mínimos
Paralelo Sur
Pasos perdidos
Pengüin
Península
Pepitas de calabaza
Periférica
Pez de Plata
Plaza Janes
Playa de Ákaba
Pregunta Ediciones
Pre-Textos
Random House
RBA
Reino de Cordelia
Sajalín
Salamandra
Seix Barral
Sexto Piso
Siruela
Sloper
Stirner
Talentura
Tandaia
Taurus
Témenos
Trama
Tránsito
Tresmolins
Trifoldi
Trifolium
Tropo
Tusquets
Turner
WunderKammer

Ivica Djikić

La repetición (Ivica Djikić)

El autor de la novela, Ivica Djikić (Tomislavgrad, Bosnia-Herzegovina, 1977) está considerado la gran revelación de la narrativa balcánica reciente. Los compadezco.

Lo mejor de la novela es su corta extension, pocos más de cien páginas, en las que hay mucha nieve, pero que leídas son un plomo.

Es posible que a la gente de los Balcanes esta novela les guste, porque la entiendan y se reconozcan en el microcosmos que plantea Ivica, un lugar en el que transcurre la novela en donde todavía están abiertas las heridas de la guerra de los Balcanes. La sinopsis resulta muy aparente, pero la manera de escribir de Ivica me parece simplona, descuidada y a ratos horrorosa.

Uno coge un libro para desconectar y los jóvenes de la novela están todo el rato enviándose SMS, correos, pegados al móvil en definitiva. La novela tiene un desarrollo teatral, tal que una chica que trabaja para una editorial, camino de un monasterio, se ve pasando unos días en casa de la familia de su novio, por culpa de la nieve que la impide circular. Sita allí, iremos conociendo las historias de los abuelos, del padre ausente, de la madre también ausente por culpa de la ausencia de su cónyuge, de una hermana a la que poner flores en las tumbas le acarreará un buen número de sinsabores, a ella y a toda su familia.

Esta claro que todo se repite, que todas las historias nos traen ecos de otras anteriores, y ahí es donde el escritor debe fajarse y al menos narrar con cierto arte, que a Ivica no se lo veo por ninguna parte. De revelación nada. Fundido a negro en todo caso.

Sajalín editores. 2016. 116 páginas. Traducción de Maja Drnda y Christian Martí.