www.devaneos.com

Casares (Ramón Loureiro)

Al ponerme a leer esta particular biografía de Ramón Loureiro (Fene, La Coruña, 1965) sobre Carlos Casares (1941-2002) descubro que está escrito en gallego, pues al hacer la desiderata no reparé en ello. No pasa nada. Descubro, en mi beneficio, que al menos este libro lo puedo leer en gallego y sacarle tanto provecho como si lo estuviera en castellano. Se suman dos circunstancias. Una que está escrito en gallego, la otra, que no había leído nada de Casares, de hecho fue cacharreando por el catálogo de Trifolium cuando me enteré de la existencia de este libro. ¿Qué sentido tiene leer una biografía de alguien que no conoces y del que no has leído nada?. Pues sencillamente que la curiosidad del lector no tiene (o no debe tener) límites. Por eso ando leyendo a su vez la biografía de Anastasía Tsvietáieva de la que tampoco he leído nada suyo, y ahí, al contrario de este libro que se lee y disfruta en un suspiro, hablamos de !!!1200 páginas!!!.

El caso es que he disfrutado mucho con esta breve, demasiado en mi opinión, semblanza que Ramón Loureiro hace de Casares. Siendo como parece que fue, uno de los grandes de las letras gallegas de la segunda mitad del siglo XX me hubiera gustado haber tenido más información suya al respecto. De la misma manera, la entrevista que cierra el libro me sabe a poco y es una pena que muriera Casares sin haberse podido poner por escrito muchas más entrevistas. Conversaciones que por otra parte no dejan de ser otra clase de escritura, volátil, evanescente quizás, pero si echamos la vista atrás o hacemos memoria a menudo recordamos mejor las frases que hemos escuchado en una conversación que los párrafos leídos en un libro y según cuenta Loureiro, Casares era un muy buen conversador, además de un intelectual, aunque nunca se considerara tal, que ejerció como docente (el Régimen siempre lo tuvo en su punto de mira), que fue político con el PSOE durante un par de años al comienzo de la democracia, que dirigió la editorial Galaxia, que fue una persona muy generosa, muy buena persona, que se descubre como escritor en el colegio mientras pergeña sus primeras redacciones, que luego leería a conciencia a Valle-Inclán a Camba, que transcribía sus párrafos y luego los reescribía en sus cuadernos, o bien se nos cuenta cómo el destino, esa mano invisible, a veces se pone cariñosa, nos hace un favor, se muestra complaciente y pone al lado nuestro a la mujer de nuestra vida, así le pasaría a Casares con Kristina, una sueca estudiante de paso por Galicia a la que conoce en un tren y deja ésta pasar de largo, no ya otro tren, sino un barco. Así, por esos golpes del azar, se fundan a veces las familias, y dan fruto a parejas que sobreviven más de treinta años juntos.
Recuerda también Loureiro el empeño de Casares por dar voz y esperanza a la lengua gallega, que ésta tuviera su espacio, su reconocimiento, como sucedió con la Ley de normalización lingüística. Interesante lo que se dice sobre el Nobel de Literatura que no se le concedió a Gonzalo Torrente Ballester porque éste no sabía venderse bien, al contrario que Camilo José Cela que supo vender mejor su candidatura y le fue mejor, tanto que le acabaron dando el Nobel.

Decía Casares que la literatura solo le interesa a una minoría. Pues bien, Casares, esta es la primera vez que leo un libro en gallego y ha sido precisamente éste. Allá donde te encuentres, apúntate un tanto.

Editorial Trifolium. 2017. 95 páginas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>