Archivo de la categoría: Viajar

Cascada de Cirezos

Partiendo de Reinosa y tomando la carretera que dirige hacia la estación de esquí de Alto Campoo, superado Entrambasaguas, podemos dejar el coche en el margen izquierdo de la carretera, después de un trayecto de 20 minutos.

A la altura de lo que se conoce como El Henar. Allí surge una pista forestal que después de aproximadamente unos cincuenta minutos de agradable caminata nos deja en las Cascada de Cirezos. Siguiendo la pista, en un momento determinado veremos una bifurcación, hemos de tomar entonces el camino que va hacia la derecha (desechando el camino que por la izquierda desciende), no obstante, está indicado con unas señalizaciones en madera. En nuestro caminar veremos vacas, caballos y perros. A nuestros oídos llegará la melodía de los campanos, el arrullar voluptuoso del río que oiremos a nuestra izquierda, al fondo y que poco a poco irá a nuestro encuentro a medida que vayamos ascendiendo. Una vez llegamos a un pequeño puente sabremos que hemos llegado a la Cascada de Cirezos. El agua estaba que cortaba pero eso no impidió un baño tan refrescante como breve. Y calentarse luego, como un lagarto al sol, sobre una gran piedra.
IMG_20210730_105730

IMG_20210730_104244

IMG_20210730_104234

IMG_20210730_101907

IMG_20210730_101821

IMG_20210730_091732

Después del baño seguimos la carretera hasta la estación de Alto Campoo, buscando el punto más alto al que era posible acceder en coche. Allí está la inscripción del Pico Tres Mares (en cuyo pico y de sus tres vertientes nacen tres ríos los cuales irán a desembocar uno al Cantábrico otro al Atlántico y otro al Mediterráneo) y más arriba la cruz. La gasa de niebla frente a los ojos nos hurtó la visión de los Picos de Europa.

IMG_20210730_112408~2
IMG_20210730_111907
IMG_20210730_111709
IMG_20210730_112203

Gozando hasta la médula

Nos dejamos caer por tierras leonesas hasta la ciudad de Ponferrada y pudimos constatar que estos pasados días de julio el sol calentaba de lo lindo, con una temperatura rayana en los cuarenta grados. Disfrutamos de dos visitas. Una al Castillo Templario sito en la zona antigua. Por fuera parece pequeño pero una vez dentro, sus dimensiones engañan y en la visita se consumen tres horas sin esfuerzo. A pleno sol la explanada del recinto interior me sabía a cadalso. Fortificación que, como se ve, mantiene su belleza tanto de día como de noche. Castillo erigido en 1178 como guardián del Camino de Santiago y su paso por el puente de piedra de hierro (Pons Ferrata), morada de templarios y señores, con 8.000 m2 de superficie. Excelente muestra del arte militar medieval en España. En nuestra visita tuvimos ocasión de visitar el Castillo Viejo y el Palacio Nuevo, las rondas alta, baja y del Sil, las torres, saeteras, troneras y matacanes en su labor defensiva.

IMG_20210717_192140

IMG_20210717_194446

IMG_20210718_231151

La segunda, La fábrica de la luz, Museo de la energía, en las afueras. Este último contaba con algo interesante y era el empleo de pantallas en los que trabajadores ya jubilados explicaban la que había sido su labor; fogonero uno de ellos. Cómo no pensar entonces en el relato de Kafka. El Museo está ubicado en la antigua central térmica de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), en funcionamiento entre 1920 y 1971. Sigue leyendo

A lomos del León Dormido

Una excursión muy interesante para los que vivimos en Logroño consiste en llegarse hasta el León Dormido, monte que se divisa desde Logroño perfectamente. Separan veinte kilómetros El León Dormido de la capital riojana y para llegar hasta la montaña, la caprichosa topografía fronteriza nos hará atravesar Oyón, perteneciente a Álava y más tarde Meano y La Población, pueblos navarros. La ascensión al León Dormido la emprendimos desde La Población. Ascensión que no da tregua hasta que llegas a la cima. Y que deja en la retina preciosos paisajes. El regreso lo hicimos por otro camino distinto, por una senda que se abre detrás de una roca a unos 150 metros descendiendo la cima. Descenso espectacular entre árboles. En un momento determinado hay una cadena en la roca a la que agarrarse para no caer al vacío.
Ruta circular de apenas cinco kilómetros y 400 metros de desnivel.

IMG_20210606_131502
IMG_20210606_124533
IMG_20210606_121317
IMG_20210606_115202
IMG_20210606_121412
IMG_20210606_120010IMG-20210606-WA0000~2

Y ya en ruta una magnífica decisión consiste en acercarse hasta las piscinas fluviales de Fresnedo, a veinte minutos de La Población. Área recreativa bien surtida de mesas de piedra, zonas de sombra, asadores (a pleno rendimiento), aparcamiento (bien poblado de autocaravanas, furgonetas y camper) canasta de baloncesto y piscina fluvial con la que mantener los calores a raya y la prole entretenida.

IMG_20210606_162158
IMG_20210606_162243