Archivo de la etiqueta: Javier Calvo

IMG_20181009_215356

Fuera del mapa

Como profesor de geografía social Alastair Bonnett quizás tenga un pase, pero como escritor resulta bastante simplón. No le vamos a pedir la agudeza y erudición de Fermor, pero con estos mimbres un buen escritor obraría maravillas.

Fuera del mapa es ese tipo de libro que resulta muy interesante leyendo la contraportada, pero que si ahondas en él descubres que está hueco. Ni siquiera las ilustraciones dan el pego y hubiera sido mucho mejor haber puesto en su lugar fotos reales. Cuando habla de Zheleznogorsk, dice: en realidad se trata de un lugar que nos habla tanto del pasado como de los altos niveles de privacidad y seguridad que exigen las empresas y los ciudadanos contemporáneos.
Con más de mil millones de usuarios que tiene facebook, y otras tantas redes sociales, que alimentan ininterrumpidamente esta cultura de la retransmisión que nos hemos dado, hablar de altos niveles de privacidad exigidos por los ciudadanos me parece una sandez.

El libro resulta curioso en algún momento cuando Alastair nos viene a decir que los mapas cambian, que lugares que aparecen en el Google Earth no son tales, que no existen, o lagos que dejan de serlo (como el Mar de Aral) para convertirse en desiertos y de paso mete cierto relleno, hablando de un fulano que se ha construido una casa sobre 100.000 botellas de plástico a modo de isla flotante, un transatlántico de lujo que da vueltas alrededor del mundo continuamente sin parar: nido de millonarios y chorradas varias que van muy bien para un artículo de Verne, pero no para un libro que presumo serio.

Para escribir un libro como éste no hace falta viajar a ninguno de los lugares que se mencionan en el mismo. Si buscamos información por ejemplo sobre Tyneham, cuando habla de Arne, encontraremos artículos de contenido muy similar en la red a lo que dice Alastair.
Cuando en sus artículos introduce diálogos de gente de la calle, es ya para echarse a llorar, tal que este fuera del mapa se convierte en fuera del libro, a la voz de ya.

Mi madre es un pez (VV.AA. 2011)

Mi madre es un pez portada libro
Varios Autores
Libros del Silencio
367 páginas
33 autores
2011

Mi madre es un pez es una antología de relatos de diferentes autores: 33 en total, de distintas edades. Más de la mitad son nacidos en la década los 70 (Olmos, Moreno, Calvo, Terranova, Ventura, Padial Sofer..), otros cinco en los 80 (Candeira, Cifuentes..), los hay más mayores como Eduardo Mendoza o Alfonso Fernández Burgos. Casi todos son españoles, pero hay también autores Mexicanos, Argentinos y Chilenos. Parida(de)s aparte, 9 escritoras y 24 escritores.

Los relatos tiene un hilo común: las relaciones familiares. Estructurado en tres apartados. Mortal y rosa, La metamorfosis y La geometría del amor. Y un relato final modo de epílogo a cargo de Eduardo Mendoza.

A pesar de tener un nexo común el resultado del libro no es uniforme. Por otro lado esto es un ahelo imposible cuando juntos bajo un mismo techo (bajo las solapas de un libro), 33 humanos dedicado al bello oficio de escribir tienen un concepto de la familia y sus ramificaciones diverso.

Hay relatos que me han gustado muchísimo como el de Andrea Jeftanovic. (La necesidad de ser hijo). Me recuerda mucho al libro Será mañana, de Federico Guzmán Rubio. La Chilena tiene una prosa potente y vibrante, y la luz que arroja sobre las existencias de los hijos de aquellos padres y madres que luego pasarían a la historia como revolucionarios primero y acomodados luego en instituciones globales, es muy interesante. Con Jon Bilbao me he reído muchísimo pues su relato Prueba de amor, destila una ironía de lo más saludable. La bendición de Gabriel Sofer, me ha sorprendido. Me ha llevado a otra época con esa falsa biografía de José Faroles, infectada de un humor descacharrante, y me ha dejado con ganas de leer más cosas suyas.
Aixa de la Cruz con True Milk y a sus 23 años, pergeña una original y deliciosa historia de vampirismo lactante.
Alberto Olmos con Todos mis hijos, mantiene el humor como seña de identidad, plasmados en unos diálogos de gran intensidad, donde la figura del padre, se proyecciona como si estuviera en un sala de espejos.

En cuanto a los relatos que introducen elementos fantásticos, el relato de Javier Moreno, Cum Dederit, es uno de mis favoritos, un relato “fantástico” y magnético. Otro es el de Sergio Lifante y Tokio Pigmalión con una premisa y un desarrollo muy original.
Decir que Eduardo Mendoza escribe con solvencia y siempre es un gozo leerle es a día de hoy un pleonasmo.

Lo interesante del libro es aunar esas 33 voces sobre un tema común, donde cada cual irá aportando algo en el lector, identificándose éste, con los relatos que lea en mayor o menor medida, reconociéndose en la piel del hijo, otros en la del padre, madre, hermana o prima. Lo interesante de los relatos es que la visión global de la familia, dista mucho de la complacencia, así los relatos están trufados de padres distantes, carestías emocionales, amores mendicantes, separaciones forzadas, amores vampíricos y perrunos, rupturas, incomprensión, infidelidades parejiles, soledad y rencores, bajo esa estructura frágil llamada familia, donde hay espacio más que de sobra para la lucha armada emocional.

Si queréis cogerle el pulso al mundo del relato en español. Mi madre es un pez es una herramienta muy válida.

Me quedo con una frase del relato de Jeftanovic “Pienso en la enorme necesidad de ser hijo antes de ser padre”.

Los autores de Mi madre es un pez son: Aixa de la Cruz, Alberto Olmos, Alfonso Fernández Burgos, Andrea Jeftanovic, Antonio Ortuño, Berta Marsé, Camilo de Ory, Carlo Padial, Celso Castro, David Ventura, Eduardo Mendoza, Esther García Llovet, Fernando Cañero, Fernando Clemot, Gabriel Sofer, Javier Calvo, Jon Bilbao, Jordi Soler, Juan Terranova, Katya Adaui, Manuel Astur, Manuel Jabois, Mariana Enriquez, Matías Candeira, Mercedes Cebrián, Oscar Gual, Paula Cifuentes, Paula Lapido, Rodrigo Fresán, Sergio Lifante, Javier Avilés, Sergio Bellver, Ricardo Menéndez Salmón.