Archivo de la categoría: Abada editores

IMG_20200224_184253_2_opt

El viaje de invierno (George Perec)

El viaje de invierno

Abada editores reedita con traducción de Juan Barja esta “novela” de George Perec. Novela es mucho decir. Mejor relato breve (apenas 30 páginas a doble espacio con un formato de bolsillo del tamaño de una mano), aunque lo que propone Perec, sin darle excesivo desarrollo, es la plasmación de una idea. Un estudioso de las letras, un tal Vincent Degräel, se encuentra con un libro, El viaje de invierno, de un escritor que atiende al nombre de Hugo Vernier y cuando lo lee cae en la cuenta de la cantidad de préstamos en los que ha incurrido el autor. Más tarde, cuando descubre la fecha de publicación del libro entiende lo fascinante de la Obra, algo así como la madre de otros muchos libros, el tronco común del que nacerán un sinfín de autores como Rimbaud, Huysmans, Banville, Mendès… que echarán mano del libro de Vernier para sus propias obras. Degräel dedicará su vida tras la jubilación a indagar en la vida y obra de Vernier. Con escaso éxito, dado que la totalidad de este empeño se cifrará en varios centones de páginas en blanco. Una biografía de la nada. Como la vida misma.

IMG_20191111_200734_2_opt

Singladuras (Carlos Rafael Ruta)

Singladuras del poeta Carlos Rafael Ruta (La Plata, 1956) publicado en Abada editores supone un trepidante viaje empleando el mar interior como escenario. En la pugna entre la vida y la muerte, la vida como viaje, singladura, rumbo, horizonte, porvenir; la muerte es el destino, el retorno. La lengua, la escritura, el trirreme que emplea el poeta para alejarse de la orilla del ser, a mar abierto, un coger distancia en horas de vigilia y soledad, adensando el vacío con grafías, levantando acta de la batalla perdida de la existencia contra el paso del tiempo y sus escombros. Existencia primero astillada, tajada luego a hachazos. Cunde el desarraigo, la raíz extirpada, los hilos cercenados, el estambre de la vida agostándose entre cacareos de Parcas. Qué oponer a las ausencias, al olvido, a la memoria del futuro, qué hacer con los despojos, cómo cifrar el destino en la rosa de los vientos. En la urdimbre del lenguaje robusto, hondo, nutricio, la poesía de Carlos afluye haciendo de su derrota nuestro camino procesional.