Archivo de la categoría: Joseph Roth

Joseph Roth

El triunfo de la belleza (Joseph Roth)

Joseph Roth
Editorial Acantilado
80 páginas
Traducción: Berta Vías Mahou
2003

El triunfo de la belleza, novela breve, me parece tan floja como Abril: historia de amor y a años luz de Leviatán

Un doctor refiere a un paciente, una historia que le ha pasado, que pasa sin pena ni gloria, no porque la extensión de la misma sea breve, sino porque la historia no da mucho de sí, algo extraño en un narrador como Roth.

La narración si la entendemos como un tratado sobre el alma femenina fracasa estrepitosamente, porque Roth abunda en los lugares comunes, en los tópicos, de tal guisa que sus personajes son caricaturas, con tan escaso mordiente que lo leído resulta tan evanescente y superficial que no deja, al menos en mi caso, huella alguna.

Salvo algunos apuntes interesantes donde brilla el humor como en lo expuesto entre la lucha entre los seguidores de Wagner y Mozart (de tal modo que es tan imposible que a alguien le guste ambos músicos como el ser del Real Madrid y del Barça al mismo tiempo) o el modo en el que se plasma esa nobleza anónima en contraposición con la ambición y las ganas de aparentar de los plebeyos.

Abril: historia de amor

Abril: historia de un amor (Joseph Roth, 2015)

Joseph Roth
Acantilado
56 páginas
2015

Nuestro protagonista, viejo, cansado, marcado por la desidia y la indiferencia, no haría nada, ni por amor, ni me temo que por ninguna otra cosa, pues nada lo motiva, ni entusiasma, pues éste se halla según nos refiere, más allá del dolor, de la alegría, y ya ni ríe ni llora.

Sí, sé lo que estáis pensando. Este hombre es la “alegría de la huerta“. Sí, pero a la inversa.

A su lado surgen mujeres como flores, que enseguida se agostan ante su indolente mirada, porque él es inasible como el viento, siempre a la fuga, fugitivo de sí mismo, donde el compromiso para él es una palabra con forma y esencia de nube.

Así, de la misma manera que nuestro personaje llega en tren a la estación, así se irá de nuevo, no sabemos hacia dónde, al mismo tiempo que comprobará, cuando ya ruge sobre el andén el monstruo vaporoso, que sus devaneos mentales respecto a su amada ventanera eran todos ellos una sarta de mentiras.

Da igual, él está de paso

El Leviatán

El Leviatán (Joseph Roth 2013)

Joseph Roth
Acantilado
2013
80 páginas

Si la cabra tira al monte, un experto en corales buceará hacia las profundidades marinas, allá donde se encuentra el Leviatán, el monstruo marino.

El protagonista de esta fábula, un tal Nis­sen Pic­ze­nik, comerciante de corales, quien nunca ha salido de su pueblo, Pro­grody, acaricia primero y consuma después, la posibilidad de salir de allí y buscar el paraíso acuático, toda vez que en su pueblo sus devaneos acuosos se reducen ir a chapotear a algún pantano de las proximidades.

Logra Piczenik, en compañía de un marinero que va a embarcarse en Odesa en el Mar Negro, extasiarse ante esa basta superficie líquida, una lámina no negra, sino azul y verde. Frente al mar, Piczenik se encuentra a sí mismo, feliz en su medio, disfrutando de sus primeras vacaciones dedicadas al ocio, a dilapidar horas sin oficio ni beneficio.

Al mismo tiempo, el diablo visitará el negocio de Piczenik, bajo el aspecto de un tal Laka­tos, quien comenzará a vender corales muchos más baratos que los suyos. Corales hechos con celuloide, no como los de Piczenik que proceden de los fondos marinos. La codicia cegará pronto a Picznenik desatando sus más bajos instintos, llegando a mezclar corales falsos y veros, pero cobrando todos como verdaderos, aumentando así exponencialmente sus ganancias, que deposita poco después en manos de un usurero, proporcionándole jugosos intereses. Ardides letales, porque si los corales protegían del mal fario y de los males de ojo, las mezclas que obra Piczenik quizás guarden relación con las muertes que se sucederán, incluida la de su mujer. Picznenik, que cotiza a la baja, pasa a ser en la comunidad un tipo raro, estrafalario, el hazmerreír local, un activo tóxico.

Así las cosas sólo hay un sitio donde Piczenik podrá saciar su sed y paliar su nostalgia del mar.
No debe extrañarnos por tanto un final tan trágico como consecuente