Archivo de la categoría: Arte

Intento de escapada (Miguel Ángel Hernández 2013)

Miguel Ángel Hernández Intento de escapada portada libro Anagrama marzo 2013 Jacobo montes
Editorial: Anagrama
Año de publicación: marzo 2013
Autor: Miguel Ángel Hernandez (Murcia 1977)
Páginas: 237

Miguel Ángel Hernández (Murcia 1977) había publicado hasta la fecha libros de relatos, microrrelatos, ensayos y crítica de arte. Intento de escapada es su primera novela. Se la publica Anagrama. Acaba de salir al mercado el mes de marzo.

Al final del libro el autor nos explicará por qué en esta ocasión optó por escribir una novela en lugar de un ensayo. Por qué usar un personaje a quien, cual ventrilocuo, hacer hablar, poner en su boca, las ideas que uno tiene sobre el arte, tema que controla, dado que Miguel es profesor de Historia de Arte y ha reflexionado y escrito mucho sobre el tema en sus ensayos y artículos, a pesar de su edad.

El protagonista es Marcos un joven de 21 años que viste de negro, alto, fondón y prealopécico, de esos que leen las revistas con las dos manos sobre la mesa. Se entiende, porque en lugar de porno, Marcos consume revistas y libros de arte. Marcos que es un crack en lo suyo, en sus estudios de Bellas Artes, tiene la gran suerte, a través de una de sus profesoras, Helena, la típica profe que está buena (o que directamnte te pone) a más no poder y con la cual uno se dejaría los cuernos que no ha puesto, tan solo por oír de su boca (de ese pozo de miel) una palabra de reconocimiento, de ponerse en contacto con un artista total. Si bien lo que Marcos anhela, como el resto, más que reconocimiento será darle a su profesora un buen repaso, de la pe a la pa, un reconocimiento a fondo, exhaustivo. Esas ITVs que te dejan exhausto con la mirada perdida y la lengua colgando.

Helena le propone a Marcos trabajar junto a Jacobo Montes, un artista que tiene un peculiar visión del arte (transgresor, escatológico..), que no deja nunca indiferente con sus trabajos al límite, quien va a organizar una perfomance en la ciudad y que contará con Marcos para que éste le haga el trabajo de campo, la recogida de información: esa materia prima sobre la que luego Jacobo pergeñará su obra de arte.

Lo interesante del asunto, es que si las palabras que leemos fueran las del autor, a sus 35 años, brillaría quizá demasiado el desencanto, la pantomina que es el arte, pasto y forraje para el comadreo y el mamoneo, para la recomendación de artistas, que nada tienen de tales, allá donde el marketing es el brazo armado del arte como producto de consumo y donde las grandes firmas recurren a artistas globales para hacer aún más globales sus empresas.

Miguel y esto me parece el gran acierto de esta novela (junto a la sutil evolución que experimenta Marcos) recurre a Marcos, quien a sus 21 añitos todavía está tierno y es moldeable y virgen. Y así todas esas ideas abstractas que el joven estudiante tiene en la cabeza y sobre las que uno podría estar una vida y dos, dándole vueltas, al final deben tomar tierra, coger forma y volumen y hete ahí que las ideas, ya no sobre el papel, sino potencia convertida en acto, apestan, huelen, contaminan, hieren o reconfortan, como afecta y trasciende cualquier acción humana que se ejecuta, para bien o para mal.

Será entonces cuando Marcos advierta la sima bajo sus pies, porque debe entonces posicionarse, tomar decisiones, coger el toro por los cuernos o a Helena por los pelos, o mirar para otro lado, dejarse la voz gritando u optar por la callada, luchar por una idea o dejarse arrollar por ella. En definitiva, meterse en harina y llenarse de mierda: ser juez y parte de las acciones de Montes, quien siempre en el filo, se servirá de cualquier cosa que tenga a mano, inmigrantes sin papeles como Omar también, para llevar a cabo sus performances, su concepto del arte llevado al extremo, con el que remover cuerpos y mentes, en ese momento en el que lo estético deja de ser ético para devenir otra cosa.

El libro de Miguel me ha gustado por cuanto invita a la reflexión y uno se formula unas cuantas preguntas al leer su novela (el papel del arte, sí lo estético debe ser ético, si un artista puede ser un hijo de puta sin dejar de ser artista, si el arte debe siempre ser ético o incluso legal, cúal es el valor de una vida, si todo tiene un precio, si la dignidad humana es algo intrínseco o es un atributo más que viene conformado o impuesto desde fuera, etc).

Al final, a mí me sucede con el arte (moderno), lo mismo que con la religión, que me parece una broma mayúscula, donde alguien te puede escribir 1.300 páginas acerca de lo que representa un lienzo en blanco y habrá un coro de palmeros y otro de asentidores, alabando y defendiendo como suyas las palabras del Autor de la Obra.

La nueva sinagoga en Berlín

La nueva sinagoga

El último día, antes de ir al aeropuerto, mientras la pertinaz lluvia nos mojaba con ganas, cogimos el metro, bajamos en Oranienburger y nos topamos casi de frente con el reflejo dorado de la Nueva Sinagoga, el más importante lugar de culto judío. Desgraciadamente estaba cerrada y no pudimos acceder a su interior.

La nueva sinagoga Berlín

Su imponente tamaño hace que desde la Torre de la televisión o desde la Cúpula del Bundestag se vea claramente su cúpula dorada, marcando el Skyline de Berlín. Al fondo como siempre se ve el omnipresente Pirulí, el cual sirve de referencia en casi cualquier parte de la ciudad.

Monumento de Ibarrola en Logroño en el Espolon

Monumento Ibarrola a las víctimas del terrorismo

En el Parque del Espolón, en Logroño el día 6 de junio pusieron este monumento de Ibarrola dedicado a las víctimas del terrorismo. Sigue la línea del escultor. Lo miré bien por delante y por detrás, y llegué a la conclusión de que podía servir para rendir homenaje a las víctimas del terrorismo o para cualquier otra circunstancia, pero bueno, le eché la foto para que juzguen ustedes mismos.

Te estás poniendo gordo

Estas son un par de fotos de 2 que se están echando a perder de no hacer ejercicio: David (inspirado en el David de Miguel Angel Buonarroti) y Abraham:


David
David
Las hilarantes imágenes corresponden a una campaña publicitaria encargada por el Comité Olímpico Alemán para animar a la gente a hacer deporte que lleva por título “If you don’t move, you get fat”, si no te mueves, engordas.

Monreale el tesoro de Sicilia

Monreale en Sicilia

Si visitan Sicilia no pueden dejar de acudir a visitar la Catedral de Monreale, a las afueras de Palermo.
Sicilia es hoy por hoy la gran desconocida, pero la isla atesora tesoros en forma de ciudades como Siracusa, Taormina, Cefalú, Erice y otros muchos. Accidentes geográficos como el volcán del Etna. Mar y montaña se juntan. Paisajes frondosos; dragós y chumberas. Monumentos griegos, romanos, bizantinos, árabes. Hermanamiento de culturas y tradiciones. Todo eso y mucho más pervive aún hoy en esta isla, la más grande del Mediterráneo.

Fractales naturales: brócoli o coliflor romanesco

A veces la naturaleza nos sorprende. Eso me ha paso hoy a mí al llegar al casa y encontrarme con este ejemplar de brócoli coliflor romanesco que ha crecido en forma de espectaculares fractales completamente naturales.

ACTUALIZO: en realidad este extraño vegetal parece no ser brócoli (o brécol) sino una variedad de la misma familia llamada coliflor romanesco.

Ya sé que a todos nos han dicho muchas veces que con la comida no se juega, pero ahí van un par de fotos de este espectacular ejemplo de que la naturaleza tiene sus diseños propios:

Brócoli

Brócoli

Londres nocturno: espectáculos, musicales, neón, Piccadilly

En el reciente viaje a Londres que he realizado y del que os he contado algunas cosas por encima estos días, me alojé en un Hostal que os puedo recomendar por su bajo precio y su situación céntrica, pero debéis enterme: en Londres todo es muy caro, por lo que para conseguir un precio asequible la calidad ha de bajar. El edificio es algo viejo, pero creo que puede merecer la pena. El lugar se llama Piccadilly Backpackers y está en pleno centro, en la plaza de Piccadilly Circus. Para los que el idioma sea un problema, decir que la mayoría de los que curran ahí son españoles o hablan español y entre la clientela también abundan los hispanohablantes.

En Piccadilly está la famosa pantalla luminosa que seguro conocéis de centenares de fotos. Ahí van un par de imágenes, de día y de noche. El hostal en cuestión está avanzando por la acera que sale a la izquierda de la pantalla, a un minuto.

Piccadilly Circus y el neón

Piccadilly Circus y el neón

Justo en esa calle, entre el hostal y la plaza hay un teatro donde en el momento de ir yo estaban representando el musical de Grease.

Grease en el Picadilly Theatre

Y es que los musicales son otro de los grandes atractivos de la ciudad de Londres. Se pueden ver por esa zona unos cuantos. De memoria que recuerde pasé por delante de al menos: Los miserables (con más de 9.000 representaciones), El Señor de los Anillos, Mamma Mia (el de Abba), Billy Elliot, Cabaret, Chicago y alguno más. Además en el metro y otros sitios anunciaban más: Spam a Lot (el de los Monty Python), El Rey León, Dirty Dancing, Footlose, El Fantasma de la Ópera, Hairspray (sin vuestro querido Zac Efron) etc. Uno de los más espectaculares era We Will Rock You, con este Freddy Mercury dorado y gigantesco sobre la marquesina del teatro:

We Will Rock You, Queen

Esa zona de Piccadilly además pega con el SOHO, que por la noche puede dar mucho juego. Que te entren, de forma más directa de lo que la educación inglesa te haría esperar, una prostituta o un chulo es algo común, así como «agentes de marketing» vendiéndote la moto de sus locales. Hay un par de calles que conforman el barrio chino, con decoración propia china y muchos restaurantes en los que comer.

No muy lejos llegas andando a St. James’s Park, que si cruzas estarás frente al Paclacio de Buckingham, hacia otro lado vas a Trafalgar Square, y de ahí a las Casas del Parlamento, donde está el Big Ben y la Abadía de Westminster y desde donde tienes esta vista del Támesis y la Noria del Milenio, que lo que tiene de alta tiene de cara:

Luces sobre el río Támesis

Relacionados | Gherkin | Edificios de Londres | Mercados de Londres | Camden y Portobello