El monte análogo

El Monte Análogo (René Daumal 2006)

René Daumal
177 páginas
Editorial Atalanta
2006

La singularidad de la novela es que se publicó inacabada allá por 1944. Parece ser que lo que pudo sacar adelante antes de morir René Daumel (1908-1944) es la mitad de la novela, que fue lo que se publicaría. El resto del libro son esquemas de trabajo, capítulos sueltos, recomendaciones para alpinistas principiantes, y un microensayo titulado Unos cuantos poetas del siglo XXV, donde se mofa de distintas corrientes poéticas, como el lirismo matemático, por ejemplo.

Tenemos pues un final abierto, un final el cual se quiso obtener a pie de cama del enfermo de tuberculosis, mientras Daumel agonizaba, pero sin mucho éxito al perecer este.

El título ya produce asombro e hilaridad. El Monte Análogo: novela de aventuras alpinas no euclidianas y simbólicamente auténticas. El desarrollo de la narración es disparatado y fantástico.

El periplo es una historia de aventuras a lo Julio Verne (como un viaje al fondo de la tierra, a la inversa) pero con una mayor carga filósofica, religiosa y metafísica, toda vez que el acto de escalar, se conciba más que como un ejercicio físico que como algo espiritual, al abandonar las regiones inferiores y entrar en contacto con lo divino, en una empresa tan imposible y fantástica como subyugante.

Daumel reviste toda la narración con mucho humor, ya desde el título y luego con el encuentro entre el protagonista, quien escribe un artículo en una revista hablando del Monte análogo, y un lector de dicho artículo que creerá este a pies juntillas, un tal Sogol (palíndromo de Logos) quien lo convence para realizar la empresa juntos.

Inician la aventura, el inventor el narrador, la mujer de este y media docena más de aguerridos aventureros quienes deciden ponerse en camino, a bordo de un velero y logran llegar al Monte Análogo, tras echar por tierra las teorías euclidianas, que me recuerda la isla de Lost, la cual también quedaba fuera del mapa, por los campos gravitatorios que la rodeaban.

Dos relatos fascinantes, la Historia de los hombres huecos o la de la Rosa-Amarga cifran la capacidad de invención de Daumal, trufada además toda la narración de detalles mitológicos, filosóficos, metafísicos, muy ingeniosos, divertidos, hilarantes y sorprendentes, que dejan un regusto amargo al acabar de leer este libro incompleto, porque uno es consciente de la potencia de la narración, y de lo que podría haber sido de haberse llevado a buen puerto.

Creo que vale la pena iniciar la escalada de este Monte Análogo, embarcarse en esta empresa fantástica, porque aunque no lleguemos a la Cumbre, la lectura, ese durante, mientras dura, me ha resultado apasionante

Un pensamiento en “El Monte Análogo (René Daumal 2006)

  1. Pingback: Cancroregina (Tommaso Landolfi) | Devaneos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>