Archivo del Autor: Francisco H. González

EAL37958 (1)

M. El hijo del siglo; Antonio Scurati

M. El hijo del siglo
Antonio Scurati
Alfaguara
2020
Traducción de Carlos Gumpert
812 páginas

Acabé el año pasado y comencé este con el libro de Antonio Scurati entre manos. El autor italiano nos sitúa en Italia los años comprendidos entre 1919 y 1925. Lapso de tiempo que comprende el nacimiento y consolidación del fascismo por obra y gracia de Benito Mussolini. Él solito inicia el movimiento que se convierte en partido político, el Partido Nacional Fascista. Plantea un escenario: comunismo versus fascismo. Centrifugando del tablero político al resto de opciones políticas: demócratas, nacionalistas, populistas, católicos. Oposición que de puro fragmentada deja de ser oposición. En 1917 tras la Revolución rusa el norte de Italia parece caer bajo el influjo de la marea roja. Tras la finalización de la primera guerra mundial, la idea de la victoria mutilada de la que habla D’Annunzio va calando en determinados espíritus combativos, belicosos, que una vez desmovilizados no saben en qué ocupar su tiempo y energía. Caudal al que Mussolini dará un sentido, toda esa rabia, frustración, violencia ha de ser canalizada. Sin hacer ascos a la violencia, más bien al contrario, Mussolini sabe que nada es tan persuasivo como el uso de la fuerza. Así los fascios locales a través de apalizamientos, ajusticiamientos, quema de casas del pueblo, de edificios de la cámaras del trabajo, irán dando forma y relieve a esa política del miedo, del terror, proyectando sobre sus adversarios la sombra alargada de una posible guerra civil. Violencia de acción y de reacción. Generando una viscosa masa, en la que al final parece que nadie puede reprocharle nada a su contrario, si se consigue (y este es el objetivo) que todos tengan las manos manchadas de sangre, para así poder honrar a los caídos, a los patriotas fascistas, con todos los honores que les merecen. Mussolini vislumbra La resurrección de la raza, el pueblo que se convierte en nación, la nación que se convierte en Estado, que busca en el mundo las líneas de su expansión. En 1924, Fiume que tantos desvelos y empeño bélico supuso para D’Annunzio, será devuelta a la Italia de Mussolini tras una revisión del Pacto de Versalles.

Scurati se muestra muy solvente y eficaz al ir plasmando toda la multitud de acontecimientos de este lustro con suma fluidez; asistimos a todos los tejemanejes de Mussolini para hacerse con el poder, muy hábilmente, sin necesidad de tener que dar un golpe de estado, o recurrir a pelotones de fusilamiento. Un pinto de inflexión fue la marcha sobre Roma en 1922, a cargo de Italo Balbo, Emilio De Bono, Cesare Maria De Vecchi y Michele Bianchini, los llamados quadrumviros.

Mussolini parece ser capaz de renacer una y otra vez de sus cenizas. Capaz de mostrar múltiples caras, ahí lo vemos en su particular relación con D’Annunzio, de hacerse amigo de uno y de su contrario, alentando la violencia y reculando (como hará tras las atrocidades sin nombre llevadas acabo entre el 17 y el 18 de diciembre en Turín, por sus fascistas) con continuos castigos y recompensas a sus hombres de confianza, y una vez consolidado ya como el sumo pontífice del fascismo, adaptar la ideología de su partido al albur de los acontecimientos (se pasa de repudiar a los católicos para al final estrechar lazos con el Vaticano, mudar los impuestos a las grandes fortunas por una relación cordial y provechosa para el partido con los magnates industriales y empresarios italianos…), siempre buscando la ola buena, aquella que lo sitúe en la cima.

En las elecciones de mayo de 1924 Mussolini obtendrá el 65% de los votos. Antes habrá planteado una moción de confianza con tan solo un 10% de los escaños en su poder, que lo hará presidente con 39 años. Todos han caído bajo el influjo de su personalidad (incluso figuras como Pirandello, Benedetto Croce o Ungaretti; la prensa internacional llega a compararlo con Alejandro Magno) o del miedo que sienten hacia su partido, el cual estará a punto de irse a pique con el asesinato de Giacomo Matteotti, socialista que no se achanta, que dice las cosas como son y las argumenta. En su libro Un año de dominación fascista registra 42 asesinatos, 1.112 apareamientos, palizas, lesiones, 184 edificios y viviendas destruidos, 24 incendios de periódicos. Un Matteotti que me recuerda al infausto Castellio en su lucha contra Calvino. La misma lucha de la razón contra la barbarie, del argumento contra la cachiporra, de la palabra sobre el exabrupto. Una batalla perdida la de Matteotti en la Italia de 1924. Una vez asesinado nadie quiere seguir sus pasos. Los políticos de carrera optan por una moral de mínimos tal que ya no hay moral. El Parlamento es ya un cascarón vacío, ante un Mussolini que antepone el orden, la jerarquía y la disciplina a la libertad.

Scurati nos da detalles sobre la vida personal de Mussolini, sus múltiples amantes, su ansia espermática, su especial relación con Margherita Sarfatti, el abandono del periodismo para integrarse en la política, el abandono del socialismo para fundar el fascismo. Un in crescendo con episódicos altibajos, que le hacen ir remontando hasta el apoteosis de su yo. Convertido Benito en 1925, el hijo de un herrero, en el hijo del siglo.

El resultado es espléndido, una novela que se sostiene y resulta subyugante e hipnótica durante más de 800 páginas, para manejando hechos históricos (apuntes de diarios, cartas, noticias de periódicos…) y personajes reales, ser capaz el autor con capítulos cortos de enhebrar y filtrar todos esos datos y pergeñar una biografía de Mussolini poliédrica, que se lee como un relato, y de forma compulsiva, sin dejar de lado el análisis histórico, sobre ese todo que se nos presenta y que siempre lanza correspondencias a nuestro presente.

La conjunción de biografía, narración y ensayo, me recuerda las sucintas novelas de Eric Vuillard. Scurati hace aquí lo propio pero en plan monumental.

En septiembre del año pasado se publicó en Italia la segunda parte de lo que será una trilogía, M. L’uomo della provvidenza. En ese volumen iremos hasta 1932. La dictadura de Mussolini, durará hasta 1943. Il tempo del bastone e della carota.

quince-anos-aniversario-15-velas-cumpleanos-forma-numero-fuego-blanco_88653-1301

15 años

No se asusten que nada tiene que ver esta entrada con la mítica canción del dúo más dinámico. El objeto de estas palabras es, a modo de bando virtual, informarles (si hay alguien al otro lado de la pantalla) de que este blog cumple 15 años. Ya son. Y que creo que tiene cuerda para rato. Por aquí seguiremos, leyendo públicamente y reseñando. Alrededor de unas 1.300 reseñas en todos estos años. Un blog convertido, puestos a fanfarronear, en una Devaneopedia libresca.

Desearos a todos una feliz entrada de año, mucha salud y muchísimos libros.

Sumun 2020

Este blog cumple el año próximo 15 años y curiosamente lejos de acusar alguna fatiga estos últimos años han sido cada vez más fértiles en muy buenas lecturas, lo cual siempre va en beneficio del lector: yo.
Entre los libros publicados en 2020, algunos reeditados, los abajo citados son aquellos que más me han gustado, entre las lecturas del presente año. Hay también otros libros fantásticos editados años atrás, como Vivir abajo de Gustavo Faverón, Canto yo y la montaña baila de Irene Solà, Anatomía de la memoria de Eduardo Ruiz Sosa, La sabiduría de lo incierto de Joan-Carles Mèlich, De corazones y cerebros de César Martín Ortiz, !Absalón, Absalón! de William Faulkner o La mujer desnuda de Armonía Somers.
Desearos un feliz fin de año. Y mientras la salud y la vista me sostengan aquí seguiré dando parte de mis lecturas.

astrolabio
artemisia
voladoras
vidaeconomica
toscana
san
panzaburro
El corazón de Europa (Crusat)
nadaescrucial
lasbrujas
imposible
hijaunica
elvira
elpeon
elasticosombras
berg
boulder
cegador2
Centroeuropa (Vicente Luis Mora)
Cuántas cosas hemos visto desaparecer (Miguel Serrano Larraz)
IMG_20201225_094654-min
La sangre de la aurora (Claudia Salazar Jiménez)

La ciudad que el diablo se llevó (David Toscana; Candaya)
Elástico de sombra (Juan Cárdenas; Sexto Piso)
Nada es crucial (Pablo Gutierrez; La Navaja Suiza)
Vida económica de Tomi Sánchez (Javier Sáez de Ibarra; La Navaja Suiza)
Línea de penumbra (Elvira Valgañón; Pepitas de Calabaza)
Centroeuropa (Vicente Luis Mora; Galaxia Gutenberg)
Berg (Ann Quin; Malas Tierras & Underwood;Traducción de Axel Alonso Valle y Ce Santiago)
Panza de burro (Andrea Abreu; Barrett)
las brujas (Celso Castro; Destino)
La hija única (Guadalupe Nettel; Anagrama)
San, el libro de los milagros (Manuel Astur; Acantilado)
El peón (Paco Cerdà; Pepitas de Calabaza)
Artemisia (Anna Banti; Periférica; Traducción de Carmen Romero)
Imposible (Erri de Luca; Seix Barral; Traducción de Carlos Gumpert)
Las voladoras (Mónica Ojeda; Páginas de Espuma)
Astrolabio (Ángel Olgoso; Reino de Cordelia)
Boulder (Eva Baltasar; Literatura Random House)
El cuerpo. Cegador, 2 (Mircea Cãrtãrescu; Impedimenta; Traducción de Marian Ochoa de Eribe)
W. G. Sebald en el corazón de Europa (Cristian Crusat; WunderKammer)
Cuántas cosas hemos visto desaparecer (Miguel Serrano Larraz; Candaya)
La sangre de la aurora (Claudia Salazar Jiménez; Malas Tierras)
Mapocho (Nona Fernández; Minúscula)

Biblioteca

Lecturas 2020

Antes de elaborar el Sumun 2020, ahí va la relación de los libros que he reseñado en el blog este año.

Qué haces en esta ciudad (Verónica Nieto)
Morir en agosto (Javier Martín)
El proceso (Kafka)
A favor de la distracción (Marina van Zuylen)
Manual de escapología. Teoría y práctica de la huida del mundo (Antonio Pau)
César Aira y la silla de Gaspard (Moisés Mori)
De corazones y cerebros (César Martín Ortiz)
Astrolabio (Ángel Olgoso)
Círculo de lectores (Eduardo Berti)
Los cuerpos partidos (Álex Chico)
No te conozcas a ti mismo. Nerval, Schwob, Roussel (Moisés Mori)
No entres dócilmente en esa noche quieta (Ricardo Menéndez Salmón)
Gritar (Ricardo Menéndez Salmón)
El viaje de invierno (George Perec)
Casas vacías (Brenda Navarro)
Bazar (Emilio Gavilanes)
kapital (Adolfo García Ortega)
Primeras voluntades (José María Micó)
El corazón de la fiesta (Gonzalo Torné)
La lámpara maravillosa (Ramón del Valle-Inclán)
La mirada hostil (Eduardo Iriarte)
Tierra de luz blanda (Ezequiel Blanco)
Enfermos antiguos (Vicente Valero)
Historia de la imaginación (Juan Arnau)
El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (Robert Louis Stevenson)
Leyden Ltd. (Luis Sagasti)
El libro de las aguas (Limónov)
El regreso de Orfeo (Campos Reina)
Los naufragios del Batavia. Anatomía de una masacre (Simon Leys)
A bordo del naufragio (Alberto Olmos)
Benito Pérez Galdós. Primera Serie. La Guerra de la Independencia (10 novelas)
El cuerpo. Cegador 2 (Cartarescu)
Playas, ciudades y montañas (Julio Camba)
Los otros (Javier García Sánchez)
La batalla de Occidente (Éric Vuillard)
Primera silva de sombra (Eduardo Ruiz Sosa)
!Absalón, Absalón! (Faulkner)
Santuario (Faulkner)
Breve elogio de la errancia (Akira Mizubayashi)
El secreto de Lena (Michael Ende)
Ana de las tejas verdes. La llegada (L. M. Montgomery)
Cosmos (Gombrowicz)
Delibes en bicicleta (Jesús Marchamalo)
La sabiduría de lo incierto (Joan-Carles Mèlich)
El curioso incidente del perro a medianoche (Mark Hadddon)
Así habló Zaratrusta (Nietzsche)
Las brujas (Celso Castro)
El túnel (Ernesto Sábato)
La vida verdadera (Adeline Dieudonné)
Un Pedigrí (Patrick Modiano)
Boulder (Eva Baltasar)
Vivir abajo (Gustavo Faverón Patriau)
Consuelo de la filosofía (Boecio)
El acontecimiento (Annie Ernaux)
Pura pasión (Annie Ernaux)
La ocupación (Annie Ernaux)
El incendio de la mina El Bordo (Yuri Herrera)
Relato soñado (Arthur Schnitzler)
Paraguas en llamas (Jordi Mestre)
San, el libro de los milagros (Manuel Astur)
Apuesta al amanecer (Arthur Schnitzler)
Godot entre rejas (Erika Tophoven)
W.G. Sebald en el corazón de Europa (Cristian Crusat)
Los cuentos de Linnet Muir (Mavis Gallant)
Tierra de mujeres. Una mirada íntima y familiar al mundo rural (María Sánchez)
Basilisco (Jon Bilbao)
El cielo invisible (Luís Pousa)
Misericordia (María Sotomayor)
Una buena noticia (Eloi)
Las Ramonas (Ana Cabaleiro)
Los perdonados (Lawrence Osborne)
La casa intacta (Willem Frederik Hermans)
El contrario de uno (Erri de Luca)
Lacombe Lucien (Patrick Modiano y Louis Malle)
Ava en la noche (Manuel Vicent)
Panza de burro (Andrea Abreu)
Sanguínea (Gabriela Ponce)
Los amigos (Ánjél Fernandez)
Cerebroleso (Julián Génisson)
Estamos en el borde (Caroline Lamarche)
Edén, Edén, Edén (Pierre Guyotat)
Duelo (Eduardo Halfon)
Amado señor (Pablo Katchadjian)
Dolor humano, pasión divina (Sor Ana de la Trinidad)
Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos (John Berger)
Geai (Christian Bobin)
Fuego por fuego (Carole Zalberg)
La trenza (Laetitia Colombani)
Amianto (Alberto Prunetti)
Mapa de una ausencia (Andrea Bajani)
Historias y relatos (Walter Benjamin)
Canto yo y la montaña baila (Irene Solà)
Km 123 (Andrea Camilleri)
Guerra y paz (Liev. N. Tolstói)
Contra Florencia (Mario Colleoni)
Línea de penumbra (Elvira Valgañón)
La ciudad que el diablo se llevó (David Toscana)
Anatomía de la memoria (Eduardo Ruiz Sosa)
Un amor (Sara Mesa)
Vicente Luis Mora (Centroeuropa)
Una boda en Lyon (Stefan Zweig)
El mar indemostrable (Ce Santiago)
La claridad (Marcelo Luján)
Castellio contra Calvino. Conciencia contra violencia (Stefan Zweig)
Berg (Ann Quin)
Anagramas (Lorrie Moore)
La mujer desnuda (Armonía Somers)
La guerra de los pobres (Éric Vuillard)
Las zonas comunes (Nicolás Dorta)
Cabezas cortadas (Pablo Gutiérrez)
La guerra de las salamandras (Karel Čapek)
Correo literario (Szymborska)
Nada es crucial (Pablo Gutiérrez)
El despertar (Kate Chopin)
Azares del cuerpo (María Ospina Pizano)
Término (Javier Sáez de Ibarra)
Enero (Sara Gallardo)
Elástico de sombra (Juan Cárdenas)
Diario de un viejo cabeza. Reus, 2066 (Pablo Martín Sánchez)
Tú (Charles Benoit)
Logroño en sus bares (Jorge Alacid)
Epicuro (Carlos García Gual)
Leer contra la nada (Antonio Basanta)
La moneda de Carver (Javier Morales)
Recuerdos de un jardinero inglés (Reginald Arkell) Sigue leyendo