La universidad blanca de Ismael Belda

La Universidad blanca (Ismael Belda)

Pocos libros me animan a acercarme a la poesía. Leer este de Ismael Belda (Valencia, 1977) ha sido una decisión acertada. Quizás, porque este libro difiere mucho del lirismo que chorrean la mayoría de libros de poemas, de versos intrincados y significados ocultos, donde más que mostrar, juegan a guardarlo todo bajo el manto de los interrogantes, bajo la hojarasca marchita de palabras tan inflamadas como hueras.

Esta poesía en prosa de Belda me engancha desde el extrañamiento, desde la sorpresa, desde los márgenes, y sustenta su narración en las manos de un autómata, que viaja, que tiene sexo mecánico, penetrado por la historia de Rosamunda, acompañado su cerebro artificial por ciertas voces como la de Vlad Tepes, Donatien o Kleist. Rosamunda, desplazada luego en ese cableado amoroso del autómata por Venetia Phair, en busca ésta de un mapa que no posee: Vesperal. Como se titula la novela que Ismael dice llevar 10 años escribiendo y que quiero leer cuando se publique.

Un mundo que imagina o crea Ismael para nosotros, que bebe (y nos emborracha) de lo fantástico, en la universidad blanca, con sus nueve divisiones (si pudiera saltar los muros, remontar el río hasta su fuente, yo sería el más alto cantor, indiferente al día, a mis hermanos; músico de los vientos dorados de tu amor, los alados y lentos derroteros de luz de tu terrible y viva espada. En los linderos, en la noche furtiva y los aloes últimos de la albada, se esconde, aún cerrada, oscura, atroz, la entrada donde sollozan los oboes).

Un texto que al igual que la postrera y profunda primavera, también florece en sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>