www.devaneos.com

Nocturno de Chile (Roberto Bolaño)

De haber seguido a este ritmo ya valoraba la posibilidad de registrar el dominio unlibrodeBolañoaldia.com pero no, luego de Nocturno de Chile me he quedado sin provisiones.
Me maravilla la destreza que tiene Bolaño para llevarnos de un sitio a otro sin darnos cuenta, de ir hilando historias o continuas digresiones (en el caso de que hubiera una historia medular) sin que la cosa rechine, más bien al contrario, pues sin tener muy claro hacia dónde vamos, si el movimiento fuese una circunstancia necesaria, lo narrado resulta interesante y ya te ves leyendo una ristra de biografías Papales, viendo como unos halcones hacen limpieza de esas ratas voladoras que conocemos como palomas en ciudades de Italia o de España, o en Santiago de Chile, viendo cómo se pasa de la victoria de Allende, su llegada al poder y su muerte, al golpe de estado de los militares de Pinochet, a quien el narrador de la novela, Sebastián, poeta y cura afín al Opus se verá -en un giro no exento de cierto rocambolesquismo- dando clases de marxismo, más que nada para saber Pinochet (quien se las da de intelectual) y los suyos a quienes se enfrentaban y qué serían capaces de hacer los marxistas. Los militares lo tenían muy claro.

Las novelas de Bolaño no son redondas, son icosaédricas, y algunas caras como la Dictadura chilena y la manifestación literaria en forma de poetas, novelistas, soirées, múltiples referencias a títulos de novelas y la querencia del autor hacia la literatura grecolatina se repiten, sin ir más lejos en la anterior novela que leí de Bolaño, Amuleto o en Estrella distante donde Bolaño abordaba también la dictadura en Chile y la dicotomía del poeta/militar en un maridaje funesto de ética y estética, donde la cultura no sustrae a quien la ostenta de darse a la barbarie. Aquí a Sebastián le sucede otro tanto, en la medida que habría de arrostrar un sentimiento de culpa, fruto de su cobardía, si llegara a entender que lo que hizo no estuvo bien.

Interesante me resulta la figura de Farewell seudónimo del crítico más importante chileno, convertido en un estuario (antes de devenir dique seco) donde desembocarán toda clase de escritores y muy divertida la aparición de Neruda, el pope de la poesía Chilena, Premio Nobel de Literatura, ese tipo de escritor perfecto, a lo Octavio Paz contra los cuales Bolaño, quizás por su falta de petulancia (la de Bolaño) siempre arremetió. Presente también esa tensión irreconciliable entre vida o literatura como si hubiera que decidirse por alguna, como le insta Sebastián a María Canales, para que deje de escribir y viva, una escritura y toda la parafernalia que la rodea que le sirve a la inédita escritora para sustraerse a la realidad inmediata que tiene ahí mismo, en su hogar, bajando las escaleras que conducen al sótano, al horror.

Y hablando de Farewell hay una canción de Guccini del mismo título que es una maravilla y me sirve como despedida y cierre.

Roberto Bolaño en Devaneos (Los detectives salvajes, 2666, Estrella distante, Amuleto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>