IMG_20190609_110425~2

Carnicería seguida de Jaque al heredero (Roberto Vivero)

huyendo de las fiestas bernabeas arribo a la atestada playa de los capellanes, los guiris leen a fossum los nacionales a castillo yo a roberto vivero, su carnicería, editada en un mismo volumen en ápeiron ediciones junto a jaque al heredero, mientras otros adbultos matan el tiempo y las playas escondiendo sus colillas cenicientas en la arena, leo esta carnicería y mis ojos transitan del papel a la arenaescurribanda al sudariocelestial y mi visionado rothkiano va tornándose de rojo sanguíneo mientras tengo la sensación de que me han puesto dos anzuelos, uno en cada pezón y me van arrastrando por la gravilla, tirando de ambos, desollándome en cada párrafo, astillada mi percepción en cada página, porque la literatura creativa radical aniquila y aquí leer es, amoragado, recibir un zarpazo tras otro, como el combate de boxeo o esgrima verbal, ese humor con concertinas que mantienen juan y sonia ante una prosa fantasmal, abandonándose en los brazos de una (pro)pulsión ultraviolenta (ay, sandra), humanos aquí poco más que pedazos de carne desfilando por el escaparate de una realidad enjaulada innombrable e inimaginable iluminada con neones de morgue, prestos para el despiece, con diálogos que se balancean en la periferia e ingravidez del lenguaje y mandan a paseo lo convencional y centripetan mi interés, para hollar otros mares, porque vivero lo llaman pero océano es

Jaque al heredero (Roberto Vivero)

Jaque al heredero forma un díptico junto a Carnicería y resulta menos salvaje que este último. Como el título ya nos hace presumir la novela gira en torno o sobre el ajedrez y la convivencia de un grupo de veteranos y afamados ajedrecistas junto a un niño de incipiente talento que parece ser el heredero, a medida que se van disputando una serie de partidas. La novela abunda en lo que es el ajedrez tratando de desentrañar su esencia con mimbres filosóficos. Existencias que giran en torno a un tablero, vidas que no son tales más allá de los confines del mismo. Aquello tan pristino, tan lógico, tan regido por la moral y la ética se demuestra que no deja de ser un espejismo, una quimera, una ilusión, una farsa (partidas amañadas, abusos sexuales a una de las jugadoras cuando niña, dinero por perder, chantajes, el sexo como una arma cagada de futuro…) un andamio sujetando una fachada hueca como el niño, a su pesar, tendrá ocasión de comprobar al escuchar lo que no debe, aquello que no le estaba destinado a esa edad y así ya ultrajado, su mundo succionado. (con)fundido en negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>