Infierno, el nuestro.

Podemos dar por bueno que la literatura no sirve para nada. En ese caso una web o un espacio virtual literario tendría idéntica utilidad: ninguna. Pero no se equivoquen, hay que saber tocar las teclas adecuadas. En ese caso la literatura y una web en concreto nos tienen mucho que decir. No solo eso, porque se puede dejar una huella, una impronta, un poso en unos cuantos lectores y seguidores de la buena literatura y de la web que la difunde, aproxima, y defiende.
Cuando una web así cierra, uno se siente aún más huérfano, más inerme, más sólo. Queda entonces agradecer el empeño, el tesón, la inteligencia, la erudición, la cortesía: gracias por tanto Jesús.
Ahora el infierno, ya no es el de tu Barbusse, es el de nuestro desamparo.

Un pensamiento en “Infierno, el nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>