Archivo de la etiqueta: La Rioja

www.devaneos.com 
Marcha Hoyos de Iregua 2014

Crónica de la 20ª Marcha de Hoyos de Iregua 5/10/2014

Somos reincidentes. Ayer, 5 de octubre, volvimos al monte. Tuvo lugar la XX Marcha de hoyos de Iregua. Madrugamos para estar en Villoslada de cameros, a las 8 de la mañana, hora de la salida. A esa hora ya estaba amaneciendo. Cogimos una senda frente al Frontón.

Nos dijeron que había unas 600 personas. Mil he leído en el periódico. Desconozco por tanto la cifra exacta. Más allá del número, había muy buen ambiente, con varios cientos de personas dispuestos a pasarlo bien caminando por la montaña, en un escenario espectacular. Una marcha que concentra a gente muy joven, pues había desde niños de corta edad, hasta personas que superaban los 70, había quien iba con su perro y otros que hicieron toda la Marcha corriendo, unos para los que el día fue un paseo y otros para los que fue un martirio (y no hablo de oídas).

Tras atravesar el puente de las Rameras, después de casi una hora de caminata, a un ritmo poco fluido pues íbamos todos en fila india, al principio, llegamos hasta el achichuelo, superados los cinco kilómetros, para después llegar a la Blanca. El avituallamiento nos sentó de maravilla. Dimos cuenta de los phoskitos, colacao, frutos secos, agua, aquarius, que nos ofrecieron y entonces el terreno se encrespó.

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Después de unos años haciendo esta marcha, oigo la palabra cortafuegos y siento un cosquilleo en la espalda. Desde el kilómetro 8 hasta el 14, toca sufrir y mucho con desniveles de un 30 % que me obligaron a usar los bastones, y andar casi a cuatro patas, cual cabra montesa. Aunque hay quien asciende más tieso que una vela, cada cual se lo monta como puede. Son 800 metros de ascensión en 6 kilómetros.

Cortafuegos

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Exhaustos pero contentos después de coronar nos echamos una foto en el alto, con el peñasco a la vista, para luego quedar oculto de nuevo entre brumas. El tiempo fue perfecto. No llovió en ningún momento y el suelo estaba seco. Sí hubo mucha niebla y, brumas que nos privaron de disfrutar unas vistas que intuíamos maravillosas.

Santosonario

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

15449085392_bddf593a0f_z

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Al subir se sufre y al descender, según como tengas las rodillas, también. Tras cuatro kilómetros de descenso, hicimos la parada para comer. Nos dieron una bolsa con un bocata de filetes con pimientos, un emparedado, caldo muy rico, un vasito de vino, agua peñaclara, aquarius y una pieza de fruta (plátano o manzana). Repusimos fuerzas y tras comer y beber y nos pusimos en marcha otra vez, disfrutamos mucho viendo las cascadas de Puente Ra, espectaculares y llegamos a la ermita de Lomos de Orio, donde nos encomendamos a las autoridades celestiales y salimos de allí cuesta arriba, sufriendo, para acometer los últimos 8 kilómetros de marcha.

15426378576_57a38693d6_z

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Cascadas de Puente Ra

www.devaneos.com

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Si cuando haces la Valvanerada la cuesta de Baños es criminal, aquí, al ver el pueblo de Villoslada ofreciendo su semblante de casas y tejados, desde que te faltan algo más de 7 kilómetros, te mina la moral, porque ya con las fuerzas justas parece que aun estando a la vista, está demasiado lejos.

www.devaneos.com

www.devaneos.com

El terreno es entonces un sube y baja, con la carretera y el río a la izquierda, siguiendo el mismo camino que al inicio de la marcha, para llegar al final de casi nueve horas al mismo punto del que partimos, en el frontón, contentos de haber llegado sanos y salvos y con ganas de repetir.

La organización como siempre fue perfecta. Al llegar nos recogieron la acreditación que vas presentando en cada puesto de control, nos la pegaron en una cartulina, donde pusieron la fecha de llegada y nos la dieron, para el recuerdo, así como una camiseta azul de la marcha, igual que la del año pasado (ya no quedaban XL. Por lo que es muy posible, que no seguro, que el año próximo, si los Reyes me traen unas piernas nuevas, la hagamos corriendo).

www.devaneos.com

www.devaneos.com

Lo dicho, el año que viene más.

Recorrido

Km.0 Villoslada de Cameros (1.050 m.). Desde Villoslada salimos en dirección Sur por el sendero de la Virgen, vía que ha servido desde antiguo para acudir en romería a la ermita de Lomos de Orio. El camino remonta el curso del río Iregua entre vegetación de ribera, huertas y prados.

Km.3.7 Puente de la Rameras (1.150 m.).
El sendero balizado se bifurca aquí. La Marcha opta por seguir a la vera del Iregua, elevándose un tanto sobre el cauce para evitar zonas que suelen inundarse con frecuencia.

Km.5.2 Achichuelo (1.180 m.). Cruzamos, junto al puente, la carretera que sube a la ermita de Lomos de Orio. La Marcha sigue por la misma margen y avanza ahora muy cerca del río, cortando algunas zonas encharcadas. Al rato, alcanzamos un puente de madera, por el cual salvamos el Iregua y cambiamos de orilla para llegar a la Blanca.

Km.6.4 La Blanca (1.220 m.) AV1 – CP1. Punto de confluencia de los ríos Iregua y Ra. Entre ambos barrancos, arranca poderoso el cortafuego de la Sartén. Desde aquí, la Marcha toma el curso del río Ra y asciende por una pista bajo hayas y pinos, hasta presentarnos en el arranque del cortafuegos de Calahornos.

Km.8 Cortafuegos de Calahornos (1.260 m.) De la mano de este cortafuego, ascendemos hacia la cumbre del Santosonario. En esta dura subida de casi 800 metros de desnivel, el primer tramo es sin duda el más bravo, hasta llegar a un rellano desde el que podemos contemplar, al otro lado del valle y a la misma altura, la ermita de Lomos de Orio, además de un buen elenco de las cumbres de Cebollera. Desde este punto, el cortafuego se suaviza de forma apreciable y llega a una pista.

Km.9.3 Pista de Hoyos de Iregua (1.575 m.)
Una vez superada la pista, el pino silvestre se hace dueño absoluto del territorio. Más arriba (en la cota 1.800), muere el cortafuegos y el camino busca paso entre pinos más chaparros y retorcidos. Poco después, salimos a terreno abierto para coronar el cerro de Calahornos.

Km.13 Cerro de Calahornos (1.980 m.) Desde aquí, el panorama que se ofrece es inmenso, con buena parte de los “dosmiles” que conforman la Sierra Cebollera y las Sierras de Urbión y la Demanda, los infinitos pinares de las tierras sorianas, los Cameros y las Viniegras… Un trecho, sin apenas desnivel, nos conduce a la base de Santosonario.

Km.13.9 Santosonario (2.058 m.) / CP2
. El Control de Paso nº 2, al abrigo de un roquedo, se halla a 2.000 metros de altitud. La Marcha evita el peñasco (quebrado y complejo) que conforma la cumbre, rodeando el pico por su lado Sur, siguiendo una senda que avanza junto al límite provincial, y después de trazar un giro a la izquierda toma dirección Sureste, pierde altura y se va acercando a la misma cornisa, en la divisoria de aguas.

Km.16 Entrada Hoyo Mayor (1.965 m.). Una senda abierta en los cortados que se precipitan hacia el Hoyo Mayor, desciende por un suelo descompuesto hasta alcanzar el fondo de la cubeta glaciar. Estos Hoyos fueron labrados por la presión de los hielos a lo largo de un proceso largo de la historia. Siguiendo el descenso, llegamos a la pista de Hoyos.

Km.17,9 Pista de Hoyos de Iregua (1.665 m.)AV2
Cortamos la pista y continuamos ladera abajo por una senda que discurre elevada sobre el cauce del arroyo Ra. A medida que bajamos, el bosque ralo de pinos y acebos se va tornando más prieto y la presencia de las hayas apoderándose del espacio. La senda se acerca al agua hasta llegar a un vado.

Km.19.5 Vado arroyo Ra (1.440 m.).
El otro lado, tomamos una trocha que desciende junto al río Ra. Al llegar poco después al hermoso rincón que conforman las cascadas del río Ra, la trocha toma porte de pista y así continúa en descenso por el barranco hasta llegar a Puente Ra.

Km.21,5 Puente Ra (1.280 m.).
Sin pasar el puente, hacia la derecha sale un sendero balizado que nos remite a la ermita de Lomos de Orio. El camino remonta junto a un barranquillo secundario, bajo pinos y hayas, para alcanzar la ermita.

Km.22.5 Ermita de Lomos de Orio (1.430 m.) Desde la fuente chilena, un camino sale bordeando la ermita y acomete un repecho fuerte para luego atenuarse y avanzar suavemente por el pinar. Así llegamos a una baliza de senderos.

Km.24.2 Baliza sendero de Pajares (1.556 m.) La Marcha inicia un descenso prolongado, pasa poco después junto a la fuente de la Romanizosa y llega a la pista del Sillar.

Km. 25,3 Pista del Sillar (1.460 m.)AV3 – CP3
. Continuamos monte abajo por este contrafuerte, a caballo entre el barranco de las Rameras y el del Iregua. El pinar va dejando paso a un bosque mixto y más adelante termina aclarándose entre viejos pastizales inundados de matorral. Llegamos a la pista de las Rameras y de inmediato al puente de las Rameras.

Km.27.3 Puente de las Rameras (1.150 m.). Desde este lugar, no queda sino desandar el camino recorrido por la mañana. Ahora, siguiendo en descenso el curso del río Iregua para llegar a Villoslada y dar por terminada esta edición 2014 de la Marcha Hoyos de Iregua.

Km.31 Villoslada de Cameros (1.050 m.).

La Marcha Hoyos de Iregua es una prueba organizada por Fundación Caja Rioja y cuenta con el apoyo técnico de la Sociedad de Montaña Sherpa, la colaboración del Ayuntamiento Villoslada de Cameros y el Parque Natural Sierra de Cebollera, además de las empresas Radio Rioja Cadena SER, Reprocentro, Cafés Greiba, Peñaclara, Dulces El Avión, Coca-Cola, Mudanzas y Transportes Mayoral, Grupo Deca y Suzuki.

Museo del Vino Dinastía Vivanco (Briones, La Rioja)

Dinatía Vivanco Museo del Vino

El Museo del Vino sito en la bonita localidad medieval de Briones, a una media hora en coche de Logroño, se inauguró en el año 2004. Nueve años después de su inauguración, finalmente he tenido el gusto de poder verlo. He ido y me ha encantado.
Siendo oriundo de La Rioja, debiera ser una cita obligada, visitar el Museo, no tanto por lo que el Museo tiene, que apabulla con la cantidad de objetos y enseres que se requieren para lograr que la uva de la cepa se transforme en ese vino tan delicioso que luego beberemos, sino porque realmente el vino es una cultura, y debe ser concebido y entendido como tal.
Beber nada tiene que ver con emborracharse, como comer no es dejarse llevar por la gula o comer de forma compulsiva.
El vino es cultura.

Museo del Vino Dinastía Vivanco

Basta visitar la sala que hay a la izquierda, donde tenemos un sinfín de libros que tienen que ver con el vino desde diferentes enfoques. Bernardo Sánchez relaciona cine y vino. Miguel Ángel Muro, hace lo propio con la literatura y el vino.
En uno de los vídeos en el interior del Museo, Santiago Vivanco, el alma mater de este proyecto, nos dice que con este Museo “Quiero devolver al vino lo que el vino me ha dado” .
El museo por dentro es espectacular. No falta de nada. Hay que verlo y disfrutarlo. Demorarse en cada sala, en cada objeto. Hay millares de objetos, de todo tipo: cuadros, anforas, botellas, sacacorchos, lagares, mosaicos, prensas, sulfatadores, corquetes….
El Museo está enclavado en un paraje excepcional. Las fotos y el vídeo creo que confirman esta afirmacion.
La entrada para adultos cuesta 8 euros. Los niños gratis. El Museo estaba plagado de extranjeros: franceses, ingleses, americanos y japoneses.

y si buscas en google Museo del Vino, el primer resultado que arroja el buscador, es el Museo del Vino de Briones. Y museos del vino en nuestro país hay unos cuantos.

El salto del agua Matute

Después de las lluvias ha venido la calma, también el sol y los cielos rasos. La gente se ha ido en tromba a las playas y también a la montaña.

Una ruta muy recomendable es El Salto del Agua, en el pueblo de Matute, a 40 minutos en coche de Logroño.

La caminata son tres kilómetros, ida y vuelta. La senda va pegada al río, el cual se cruza en varias ocasiones, mediante unas pasarelas de madera. Se camina por un desfiladero, el cual está parte a la sombra y parte al sol, que hoy atizaba sin clemencia.

Al final del camino hay una cascada de agua que es espectacular. El camino de regreso es más llevadero pues hay más bajadas.

El día, caluroso, hizo que nos encontránsemos a un montón de gente, sobre todo familias con niños. Pudimos comer, de todas maneras, en un espacio a la sombra, próximo al río.
Una experiencia muy recomendable, apta para todos los públicos.

Pasarelas El salto del agua Matute La Rioja

Gruta El salto del agua Matute La Rioja

El Salto del agua ruta La Rioja Matute

El salto del agua Matute La Rioja

El Salto del Agua Matute La Rioja senda con niños

El salto del agua visto desde un tronco

Más información | LaRioja.org