El cuerpo humano (Paolo Giordano 2013)

El cuerpo humano Paolo Giordano
Paolo Giordano
2013
355 páginas
Editorial Salamandra

Seguía sin tener nada que leer después de acabar con la novela de Gamberale y mi amiga, la de antes, puso en mis manos El cuerpo humano, el suyo no, el de el italiano Paolo Giordano, de quien confieso no haber leído su obra La soledad de los números primos. No iba por tanto condicionado, no era menester saber si lo de Giordano y el éxito de su primera novela fue casualidad, o si trata de un autor de verdad.

Giordano sitúa la historia en Afganistán, en el ejército italiano, formado por un grupo de jóvenes, que en el desierto afgano tomarán consciencia de lo que son sus vidas y lo insondable que es el alma humana.

Si estar en un cuartel es un coñazo porque los días se clonan unos a los otros sin remisión, ir al frente, supone algo de diversión, un cambio de escenario, y jugársela cada día, chorreando adrenaliana, cuando hay muchos (talibanes) que los quieren ver muertos, a los soldados italianos.

Así, con pulso firme Giordano nos presenta a un surtido grupo de hombres, que echarán mano de sus recuerdos previos, antes de ir al frente, para no perder el norte, momentos vividos que actuarán como un chaleco antibalas frente a la soledad y el desamparo, lejos de sus hogares, en culo del mundo, donde sentirán la halitosis de la parca en todo momento.

No descubre Giordano nada nuevo, dado que la vida de los que vuelven del frente nunca es fácil, ya que si mueres eres un héroe y te vas a la tumba con todos tus honores y tus familiares pueden preguntarse cada día cómo hubiera sido tu vida si no hubieras muerto destrozado por una mina, una bomba, o la bala de un francotirador, aunque tu muerte haya sido banal y no sirva para cambiar nada, y si vuelves tullido, o tu mirada tiene un brillo diferente o tus ojos son dos canicas sin luz, eres el rarito o el sonado a quienes todos mirarán con resquemor. Así que ante esa tesitura, volver o no volver toma la forma de una moneda acuñada con el fracaso por ambas partes.

Giordano consigue transmitir sensaciones (unas cuantas) de todo tipo sin caer ni en el sensacionalismo, ni en lo patético, ni en lo sensiblero y ese es para mí el gran acierto de esta novela.
No nos descubre Giordano nada nuevo, pero su mirada es valiosa y eso hay que reconocérselo al joven turinés.

Un pensamiento en “El cuerpo humano (Paolo Giordano 2013)

  1. Pingback: Lecturas 2013 | Devaneos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>